mas estilo con menos armario

¡Tener más estilo con menos armario es posible!

Suscríbete ahora y recibirás la GUÍA PARA MEJORAR TU ESTILO EN 8 PASOS

El armario de 10 prendas

Te comenté en la última newsletter que esta semana en el blog te hablaría de un libro y, en realidad, voy a hacerlo de tres, aunque son de la misma autora, Jennifer L. Scott, y se centren en una sola persona, Madame Chic.

Descubrí su 20 Stylish Secrets I learn while living in Paris hace ya un par de años gracias a Andrea. Y después de chafardear un ratito en su canal de YouTube, me dejé liar con las promociones y, en lugar de comprar sólo este, terminé haciéndome con el lote completo de tres: At Home with Madame Chic y Polish Your Poise. Aún no sé muy bien porqué.

Debo decirte que, al principio, no me engancharon para nada. No soy ama de casa, ni mucho menos perfecta, ni mucho menos elegante, así que no pude evitar, en primera instancia, encontrar ciertas similitudes entre Madame Chic y la “desesperada” Brie Vandekamp.

Sin embargo, la serenidad, la dulzura y la seguridad que transmitía Jennifer en sus videos fueron suficiente para que les diera una segunda oportunidad. No solo por eso sino porque, aunque haya que bucear entre sus páginas, Jennifer defiende a capa y espada ese compromiso, tan cierto como exigente, de ofrecer al mundo y, ante todo, a nosotras mismas, nuestra mejor versión.

Y también porque en el capítulo 4, encontré la que creo que es su idea más potente: la del armario de 10 prendas. ¿Quieres conocerla?

En un intercambio de estudiantes, Jennifer deja su California natal y viaja hasta París, donde convivirá con lo que ella denomina Famille Chic. Allí descubre cuán diferente es la vida francesa de la norteamericana y, por ende, sus armarios. Allí conoce y hace suyos el Ten Item Wardrobe.

El armario de 10 prendas

El propósito de su idea, que bien podría enmarcarse en los armarios cápsula, es que tengas un armario que te guste, que hable de ti y que esté ordenado. ¡El sueño de todas, ¿verdad?!

Para hacerlo posible, tienes que encontrar tus 10 ítems, sin contar con: prendas de abrigo (y esto incluye también americanas y chaquetas), piezas para ocasiones especiales como eventos extraordinarios, aquellas que utilizas para “debajo de”, zapatos, y otros complementos como fulares, bufandas, sombreros o guantes.

Ten en cuenta que tendrás un armario por cada estación y que las piezas irán rotando atendiendo a cada una de ellas.

Suena épico, ¿a qué sí? Pues vamos a ver cómo puedes hacerlo realidad.

¿Cómo puedes hacerlo?

1. Haz una limpieza de armario en profundidad.

Jennifer confiesa que consiguió “liberarse” de un 70% de su ropa haciéndose solo las preguntas correctas. ¿Me gusta esto de verdad o solo lo conservo porque me costó un riñón? ¿Me lo pongo? ¿Me queda bien? ¿Me veo favorecida con ello? ¿Refleja quién soy?

2. Saca del armario lo que no corresponda a la estación actual.

Puedes guardarlo en una caja en el altillo, llevarlo al trastero, ponerlo en otro lugar que no sea tu armario o, si no tienes espacio de sobra, reservar una parte del mismo solo para esas prendas. En definitiva, mantenerlos fuera de tu alcance. Así, a lo medicamento. 😉

Casi con total seguridad, dentro de un año no te acordarás de esa caja y, cuando te la encuentres un día por casualidad, te darás cuenta de que si no la has echado de menos es porque, en realidad, o la necesitabas.  Y eso será una muy buena señal. Así que considéralo un avance.

3. Elige tus 10 ítems.

Y esto dependerá de quién eres – para mí, lo más difícil-, dónde vives y qué estilo de vida tienes. También que tu selección pueda mezclarse bien y que cada prenda combine con las demás.

Piensa en cómo transcurren tus días, ten en cuenta el tiempo y, sobre todo, tu personalidad.

4. Diviértete en el proceso.

Para que merezca la pena, tiene que ser divertido. No hay más tu tía.

¿Cuáles son sus principales beneficios?

En el libro, Jennifer cuenta cómo se puso a prueba durante un mes y los resultados que consiguió para incorporar esta experiencia como parte de su filosofía de vida.

Estoy convencida de que sólo con que los leas, a ti también te apetecerá probar:

  • Abrir su armario cada mañana le hacía feliz. Al reducir drásticamente sus opciones, decidir qué ponerse cada día no le llevaba demasiado tiempo.
  • Sentirse más libre con las compras. Por un lado, al reducir la necesidad de tener que comprar cosas nuevas constantemente y, por otro, al aumentar el interés por encontrar prendas de mejor calidad.
  • Reconocer con mayor facilidad cuando una prenda había dejado de funcionarle y no temer a deshacerse de ella.
  • Percibir más posibilidades para mezclar y combinar su ropa. De hecho, reconoce que que todas las piezas de su Ten Item Wardrobe casasen unas con otras  puso fin a su drama particular con el hastiado no tengo nada que ponerme.
  • Dar más uso a sus mejores prendas.
  • Estar un paso más cerca de definir tu verdadero estilo. Sin duda, para mí, la más importante.

Elegir las 10 prendas más importantes para tu armario puede resultarte abrumador, ¿estoy en lo cierto? Pero quien dice 10, dice 20 ó 25, o las que tú consideres apropiadas para ti.

Porque tu armario no va de números; va de sensaciones. Y quería hablarte de este libro como una herramienta más para que puedas aprender de ti y de tu estilo, de lo que tu vida y tu armario necesitan y de cómo quieres presentarte al mundo.

Al final, en cada idea caben más de una persona y cada maestrillo la va completando con su librillo. Personalmente, abordar el mismo concepto desde diferentes puntos de vista me parece muy enriquecedor, siempre y cuando seamos capaces de aparcar los egos. Y a esto ando dándole vueltas desde que Gemma me contó que no somos nosotros los que poseemos las ideas, sino que son ellas las que nos eligen a nosotros.

Otras ideas que también podrían servirte es saber si los armarios cápsula están hechos para ti o si eres capaz de crear 10 looks con 10 prendas.

¿Te animas con el armario de 10 prendas?

Historias. Reflexiones. Planes. Inspiración.
Todo DIRECTO A TU MAIL

¿Te animas a nuestros 'cafetés'?

10
COMPÁRTELO:
  1. Alboheza

    Hola Ana,
    Uno de los problemas que más observo al elegir lo que voy a llevar en mi día a día, para ir a trabajar, es que tengo ropa que me gusta o combinaciones en la cabeza que haría pero no me atrevo, porque como siempre visto muy básica, tengo miedo a que si me ven algo más rompedora o diferente al vestir, sea un poco el centro de miradas o comentarios por ese cambio, y al final siempre acabo vistiendo igual y de forma aburrida.
    ¿qué debo hacer? a parte de cambiar mi forma de pensar jejeje

    Responder
    1. Ana Paniagua Autor del artículo

      Hola Alboheza,
      La respuesta te la dices tú solita, ;). ¡¡Atrévete!! No tienes porque hacerlo en plan radical y pasar de ir clásica a ir ultramoderna pero ¿qué tal si empiezas por los detalles? Unos zapatos o un complemento atrevidos pueden darle la vuelta a tu look. Creo que así los demás se irán acostumbrando a verte de otra forma y sobre todo tú irás ganando confianza y seguridad en ti misma para atreverte a explorar otra faceta de tu estilo cada vez más. También puedes empezar por utilizar una prenda en un color fuerte y llamativo y combinándola con el resto del look más “moderado”. Los colores son una herramienta muy poderosa para salir de tu zona de confort. ¿Lo pruebas y me cuentas qué tal? Un abrazo y muchas gracias por tu comentario.

      Responder
  2. Silvia

    “¿Refleja quién soy?” Muy buena pregunta. En eso estoy para no comprar lo primero que encuentro en mi talla y para el punto 3, para mí, el más complicado. Un abrazo

    Responder
    1. Ana Paniagua Autor del artículo

      Sin duda es de las más complicadas, pero sé que estás en ello y, por supuesto, que podrás con ello, Silvia. Eso que me traigo entre manos te va a venir de perlas, verás. En el mientras tanto, no dejes de contarme tus avances, ¿eh? Otro abrazo!

      Responder
  3. aran

    Hola! apunto todas esas lecturas a la lista de pendientes…..que ahora se me acumulan, la verdad. Bueno yo completé el reto 10 looks, sufriendo, los últimos días, pero lo hice…..pues ahí estaba ese punto 3 esos últimos días, no sé si reflejaba muy bien mi persona esos días con mezclas raras!!!!….qué difícil respuesta….
    Yo también hago combinaciones mentales ideales que nunca llevo a la práctica!!!Pero me lo paso muy bien imaginándolas!!
    Vamos por el buen camino…..
    Saludos

    Responder
    1. Ana Paniagua Autor del artículo

      Lo importante es que lo conseguiste Aran! No era un reto fácil. Yo creo que en los últimos días, las fuerzas y la imaginación nos flaquean a todas, pero eso también es muy positivo porque, podríamos decir, que nos vemos obligadas a salir de nuestra zona de confort y ese arriesgar nos trae nuevas lecciones: buenas o malas, pero aprendizajes de los que aprender en todo caso y eso nos permite profundizar un poquito más en nuestra idea del estilo. Lo estás haciendo fenomenal y estoy segura de que tu estilo y tu armario lo están notando, ¿me equivoco? ¡Más saludos!

      Responder
  4. Ana

    Hola!!
    Esta semana he estado sacando la ropa de verano y primavera. He sacado todo, todo y…además también me la he probado. El objetivo era hacer limpieza de prendas que ya no me pongo, o no me vienen o ya no me gustan. La cama ni se veia..un caos, pero bueno, por lo menos creía que había quitado bastante ¿? Pues no!
    Estuve dándolo vueltas a lo del armario cápsula y quería saber si era capaz de elegir cierto número de prendas. Entre primavera y verano me salen 79 prendas!!(eso después de la limpieza)
    Y todo me gusta….pero eso no es un armario cápsula al uso, porque se necesitan entre 10 y 33 en total. Si solo cuento las de verano, salen 45 (he contado chaquetas y cárdigans). Lo que tengo claro es que no paso con 10 prendas todo un verano, tampoco sé si tienen que ser 33 justo o se puede extender. En eso estoy a ratos y quizás vuelva a remirar otra vez….menudo reto es esto!! para mi, desde luego muy difícil.
    Muchos besos y aqui quedo a la espera de tus ideas iluminadoras!

    Responder
    1. Ana Paniagua Autor del artículo

      Hola Ana!
      No te obsesiones con la cantidad. Para mí, lo más importante para aprender de los armarios cápsula es su filosofía: tener solo lo que te gusta, ponértelo todo mucho más y poner en marcha tu creatividad para hacer más combinaciones con menos ropa. El número es lo de menos.
      Si quieres retarte a ti misma, elige un número de prendas menor de 79, que son las que tienes ahora, pero con el que te sientas cómoda (60 por ejemplo??) e intentes pasar la temporada con esta cantidad. Solo por probar si eres capaz de hacerlo con menos pero por supuesto sin olvidar pasártelo bien. Puedes guardar ese “exceso” en una caja fuera del armario pero lo suficientemente a mano para que puedas recurrir a ella sin problemas si algún día echas en falta algo. Si lo pruebas, ya me dirás qué tal te va, ¿vale? ¡Un besazo grande!

      Responder
  5. Mayte

    Desde que te leo (aunque comente poco, ains) me cuesta más comprarme ropa,jajajaja. Me pienso mil veces cada compra. Y ya he hecho 3 limpiezas de armario, aligerándolo muchísimo en cada una de ellas. Aún me cuesta retirar ciertas prendas por el cariño que les tengo o porque pienso “venga, voy a darle otra oportunidad”…
    ¿Armario de 10 prendas? Difícil lo veo, no me creo capaz,me aburro pronto de las combinaciones y quiero siempre renovar y renovar

    Responder
    1. Ana Paniagua Autor del artículo

      jajajaja, ay Mayte! Espero que sea para bien. Mi intención en haceros pensar en cómo es vuestro estilo y que podáis diseñar vuestros armarios acorde a él y a vuestra vida. Y eso, desgraciadamente, pasa por reducir, porque,en general, tenemos, por diversas razones, un montón de cosas que ni nos gustan, ni nos sirven, ni necesitamos. Que sean 10, 33 0 50 es lo de menos. Lo que quiero es que seas consciente de lo que quieres, lo uses mucho y dejes de comprar por comprar, jajajaja. Espero estar despertando esto en tí, ¿es así? ¡Un abrazo enorme!

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *