mas estilo con menos armario

¡Tener más estilo con menos armario es posible!

Suscríbete ahora y recibirás la GUÍA PARA MEJORAR TU ESTILO EN 8 PASOS

Tu armario listo con tres preguntas

A menudo sigo encontrándome con muchas mujeres que creen que no tienen estilo. Y he de reconocer que me entristece cuando las escucho. Me agarro entonces a que quizás lo que estén tratando de decir en realidad es que no tienen el estilo que se supone que “hay que tener”.  Ese estilo que viene marcado por cosas de fuera que son de todo menos tuyas. Si es así, no es más que una buena señal.

Quizás significa que hay todavía muchas mujeres que no están dispuestas a sucumbir a las tendencias, a los vaivenes de las modas, a dejarse llevar por lo que piensen, digan o actúen los demás sin haberlo “vivido” antes. Quizás es solo un indicativo más de que tenemos un mundo lleno de mujeres dispuestas a resistirse a encajar en unos moldes que les resultan ajenos. Me alegro entonces de toda esa “resistencia”. Porque creo que es justo ahí donde está tu estilo de verdad.

A menudo me preguntan cuáles son las principales claves para descubrir tu estilo. Desde luego, no hay varitas mágicas. Pero creo que estas tres ayudan mucho: tiempo, ganas y un (buen) plan.

Tiempo para conocerte, para aceptarte y para aprender a quererte tal cual eres. Que no es fácil. Bienaventuradas aquellas que, en su arrogancia, nacen sabiéndolo todo, que nos concedan a las demás poder disfrutar del viaje. De los matices de cada experiencia, de cada cambio, de cada herida, de cada huella, de cada golpe y de cada vuelo. De TODO.

Ganas, que te pongan en movimiento para hacerlo. Si quieres encontrar tu estilo, tienes que buscar en ti la voluntad de salir a buscarlo. Por necesidad, por deseo, por apetito, por descarte, por lo que tú quieras, pero ganas. Con ganas, ganas.

Y un plan que te ayude a transformar ese profundo proceso, en principio imperceptible a la vista de terceros, en algo tangible que puedas manejar. Es decir, trasladarlo a tu armario. O en palabras de Joean Coteau, “encontrar una forma simple de decir cosas complicadas”.

A raíz del reto 30 prendas, 30 looks, he recibido algunas consultas acerca de los armarios cápsula. Mejor dicho, acerca de cuál es el número de prendas indispensable para pasar una temporada completa sin sufrir demasiado.

Mi respuesta, así a la gallega, es que depende. Depende de lo que tengas ya, depende de lo que necesites, depende del armario del que dispongas y de cómo de trabajado o no tengas el desapego, entre otras cosas.

Tenía pendiente hablarte de la regla de los 7 días, que conocí gracias a Alicia. Según esta idea, con 7 partes de abajo, 7 partes de arriba y 3 mezclas -tipo vestidos o monos, etc-, eso sí, cuidadosamente escogidas para que todo combine con todo, podemos diseñar más de 50 looks. Es decir, vestirnos para casi 2 meses con tan solo 20 prendas, y sumar los zapatos y los bolsos.

Sin embargo, creo que la mayoría no estamos preparadas para unos armarios tan austeros o queremos mayor variedad. Pero, ¿y si aplicamos la regla de las 7 prendas? Es, como dice Alicia, una versión light, que incluya:

  • 7 pantalones.
  • 7 faldas.
  • 7 vestidos / monos / trajes de dos piezas.
  • 7 camisas / camisetas.
  • 7 chaquetas / sudaderas.

Y por seguir con el siete, he añadido de mi propia cosecha:

  • 7 pares de zapatos.
  • 5 bolsos.
  • 5 abrigos.

En la puesta a punto que le he dado a mi armario para este otoño-invierno he decidido probarla y mostrártela. Te animo a que lo hagamos juntas y, por supuesto, te invito a que lo adaptes a tu gusto.

Yo he compensado las cantidades entre algunas categorías. En mi armario para esta temporada, por ejemplo, hay menos faldas y más camisetas; todavía no está del todo completo y hay una intención de aumentar su calidad y por incluir piezas más sostenibles.

Mi manera de trabajar el estilo, no entiende, valga la redundancia, de dictados. Sin embargo, ahora que el cambio de tu armario es inevitable también, pude que estas tres preguntas te sirvan para que lo mires con otros ojos y lo conviertas es una nueva oportunidad para mejorar tu estilo.

¿QUÉ TIENES?

Necesitas saber de qué punto partes. Y para eso una limpieza es crucial. Si necesitas dejar atrás tu “maximalismo”, empieza por hacer un inventario de lo que tienes. ¿Cuántas piezas tienes en tu armario? ¿Más de las que pensabas? Probablemente.

Trata de ser lo más sincera que puedas contigo misma al hacerte preguntas de este tipo con cada una de tus prendas: ¿Me gusta mucho? ¿De verdad me lo pongo? ¿Me queda bien? ¿Es apropiado para mi edad? ¿Es de mi estilo? ¿Encaja con mi estilo de vida ahora mismo?

Una vez que lo hayas visto todo, tendrás que decidir qué hacer con cada una. Habrá prendas con las que te quedes, prendas para donar o regalar, prendas para arreglar, prendas para tirar y prendas para guardar. Y también habrá un montón más difícil, el de las prendas con las que no sabes que hacer. (En la Guía para Mejorar tu Estilo en 8 pasos para suscriptoras, te ayudo a salir de dudas)

Si lo piensas fríamente, es un ejercicio excelente para trabajar tu creatividad y tu pensamiento crítico. 😉 Así que prueba a trasladarlo a otros aspectos de tu vida. Para que luego digan que el estilo es frívolo…

¿QUÉ NECESITAS?

¿Recuerdas cuando te hablé del armario de 10 prendas de Jennifer L. Scott? Ella afirmaba que el día en que, por fin, comenzó a ocuparse de su estilo comprobó que le sobraba el 70% de su armario. Y sí, llámame rara pero creo que deberíamos preocuparnos más por cuidar y amortizar lo que ya tenemos que por agrandar nuestros armarios para que así nos quepa más ropa.

Una vez hayas hecho la limpieza, te recomiendo que cojas una hoja y la dividas en tres columnas. En la primera, anota lo que se queda en tu armario. Y si vas a seguir la regla del 7, distribúyela por categorías (partes de arriba, partes de abajo, zapatos…).

De esta forma, te resultará más sencillo identificar las partes infravaloradas o sobrevaloradas de lo que tienes y te será más visual contar el número de prendas que necesitas.

Por ejemplo, si consideras que con dos faldas tienes suficiente, tal vez puedas emplear las cinco restantes para otras cosas; más pantalones, más camisetas, más chaquetas….

En la segunda columna, escribe las prendas que necesitas. Las que necesitas, no las que quieres.

En mi caso, tras “dar de baja” algunos de mis básicos por diferentes motivos, necesito reemplazar: un jersey de cuello vuelto negro, una americana en tonos grises, unas botas altas, un vaquero pitillo y una camisa vaquera. Además, debería renovar un par de bolsos en tonos neutros.

Será en estas piezas en las que tengas que priorizar tu presupuesto. Mientras tanto, plantéate este nuevo armario como un desafío. Usa tus limitaciones como inspiración para verte a ti misma y a tu ropa con nuevos ojos.

¿QUÉ QUIERES?

El truco aquí es conseguir lo que quieres sin gastar lo que no tienes. Y no es difícil tan difícil como parece. Si saber qué factores disparan tus ganas de comprar lo tendrás más fácil.

Como explica Nina García en su libro The Style Strategy, asignar un presupuesto para tu armario se parece mucho a estar a dieta. No se trata de no comprar, sino de hacerlo de forma inteligente. Con moderación, con sentido del equilibrio, con cabeza.

Para ello, has de encontrar formas de controlar tus ganas y enfocarte en el camino correcto. ¿Tienes ya tu política de compras?

En la tercera columna, apunta esas prendas con las que sueñas. ¿Tienes ya algo similar? ¿Puedes customizar alguna pieza para que se le parezca? ¿En qué ocasiones vas a ponértela? ¿A qué estas dispuesta a renunciar por hacerte finalmente con ella? ¿Merece la pena?

Siempre podrás sugerirlo a los tuyos como regalo. En mi tercera columna figuran ya este vestido de Aloha Tatá o cualquiera de los de OffOn Cloting, el Zubi Dalmatia en tamaño grande, la camiseta Serendipia de M de Mona, un jersey gris u otro après ski de Two Thirds, las zapatillas con mi propia historia de The Hoff Brand, una camiseta estampada de María Emes o los nuevos vaqueros de Bimani 13. Dicho queda, por si alguno de ellos me leen y les cuadra hacerme feliz. 😉

Ahora tú. ¿Cómo vas a plantearte el cambio de armario este año? ¿Qué tienes? ¿Qué necesitas? ¿Qué quieres? Me encantará saber en los comentarios cómo lo estás haciendo tú, si estas preguntas te resultan útiles y si te animas con la regla de los 7.

El secreto de tu estilo está en tu armario
y yo puedo ayudarte a descubrirlo.

¿Preparada para tener
MÁS ESTILO CON MENOS ARMARIO?

6
CATEGORÍA:
COMPÁRTELO:
  1. aran

    Hola!
    Aquí, por estos lares con este tiempo loco estos días no hay reglas ni armarios que valgan…..a las 8.00 para ir al cole hace 2 grados y a las 14.00, 25, regla del 7? lo que necesitamos es salir de casa con la maleta!! si vieras mis armarios en este momento empiezas a convulsionar …menuda mezcla que hay……..vivan la capas!! Y los niños ni te cuento….hemos perdido varias sudaderas con tanto quita pon quita pon…
    A mi personalmente me sobran 6 faldas de 7, tengo margen……y también he de renovar alguna prenda viejita…así que igual directamente voy a la tercera columna!!! jajjaja
    Por cierto tienen free shipping en two thirds….ahí lo dejo…Buena elección has hecho!
    El Zubi grande, no es demasiado grande? yo tengo ganas de uno pero no estoy acostumbrada a llevar bolso de mano…..y me cuesta salir de mi zona confort en bolsos, que siempre uso 3 marcas….
    Feliz finde!!!

    Responder
    1. Ana Paniagua Autor del artículo

      Ay Aran!! Por aquí andamos igual. Estos días han sido un poco más templados pero la semana pasada tuvimos días de ir al cole en abrigo y salir en manga corta y sudando. Un drama de la vida moderna en toda regla y un trajín de veroño que no veas. Pero el otoño llegará, aunque se nos esté resistiendo un poco, y me gustaría que os pillase preparadas. 😉

      El jersey me hace ojitos (lo espero para el mes que viene) y el Zubi se lo dejo a los reyes. Yo les estoy cogiendo el punto a los bolsos tipo sobre y sí, mi idea es grande, pero el día en que me anime (o lo hagan sus majestades) iré a la tienda. Que no todo tiene que ser grande ande o no ande. Cuáles son, por curiosidad, esas 3 marcas tuyas?

      Feliz finde a ti también. Abrazos!

      Responder
  2. IRENE

    Que buenas recomendaciones!! Yo lo que necesito son vitaminas para poder enfrentarme al armario jajajaaj

    Me encantan las zapatillas de The Hoff Brand

    Feliz lunes!

    Responder
    1. Ana Paniagua Autor del artículo

      Muchas gracias Irene!! Pues sabes una cosa?? Hay una sección de outlet estos días en la que muchos modelos están al 50%. A mí me está poniendo ojitos el modelo Londres. 😉 Échale un vistazo tú a ver si te cuadra, porque desde luego es una buena oportunidad. ¡Abrazos!

      Responder
  3. Andrea Goro

    ¡Hola, compatriota!
    Me gustan mucho tus ideas y cómo escribes. Hace semanas que curioseo tus post pero creo que nunca te lo había dicho 😉
    El mes pasado me cambié de ciudad e intenté meter en una maleta de 23 kilos toda la ropa de invierno que me fuera posible (el calzado fue aparte): me quedé alucinada de ver cuántas cajas de cartón se quedaban en mi ciudad natal… En otra ocasión hubiese deseando enviarlas por correo al nuevo país pero en esta ocasión vi la oportunidad ideal para aprender a vivir con menos y darme cuenta de que en realidad no necesito tantas cosas. Estoy intentando llevar un estilo de vida más minimalista, no sólo con las prendas de ropa sino también con objetos en general, personas, situaciones,… Por eso tu blog me parece tan interesante en este momento de mi vida. Creo que llevamos encima una carga enorme, intentando siempre complacer a todo el mundo antes de complacernos a nosotras. Una persona feliz, por lo general, es buena con los demás. Así que creo que la clave es empezar por una misma y deshacerse de todo lo que nos pesa. Levantarse y no saber qué ponerse o, más bien, pensar que todo lo que te vas a poner te va a sentar mal, es un sentimiento horrible para empezar el día…
    Además de todo esto intento tener una vida más ética y sostenible, como ya habrás visto por Insta, por eso me parece tan importante comprar prendas de ropa que nos vayan a durar y que sepamos que nos van a gustar a lo largo del tiempo, sin seguir modas estúpidas. Me parece súper importante cuidar nuestras prendas y quererlas, como cualquier otro objeto y dejar de comprar cosas compulsivamente. Además de que la industria de la moda es de las más contaminantes…¡puf! No siempre me puedo permitir comprarme ropa de materiales orgánicos, por lo que tiro mucho de ropa de segunda mano y este tipo de tiendas ofrecen un mundo de posibilidades. En mi caso trato de reducir todo lo material para ganar en confianza, frescura, flexibilidad, valores,…
    Un abrazo y enhorabuena por tu trabajo!
    Andrea

    Responder
    1. Ana Paniagua Autor del artículo

      Qué energía de saludo, Andrea. Y qué comentario tan bonito. Tú también tienes un blog y ya sabes que en muchas ocasiones es muy solitario así que te agradezco doblemente el esfuerzo y más si me dices esas cosas.

      Te entiendo perfectamente. Las mudanzas son puntos de inflexión en nuestras vidas y me parece una idea fantástica tu intención de vivir más ligera de equipaje. Si lo que escribo te ayuda, a mí ya me haces muy feliz, la verdad.

      Comparto totalmente tu filosofía y te adelanto que todos los proyectos que tengo en marcha ahora misma van en esa línea. En comprar menos y en hacerlo mejor y no solo eso, sino en encontrar formas de optimizar nuestro presupuesto para comprar prendas de mejor calidad y alargar su vida con un mejor cuidado.

      Tengo pendiente escribir un post con algunas reflexiones acerca de cuidar más lo que llevamos; porque en realidad lo que decidimos llevar no solo afecta a la imagen que queremos proyectar; sino que dice quiénes somos, lo que nos preocupa y lo que nos importa. Y a mí me seduce mucho la idea de contribuir aportando mi granito de arena para que tomemos conciencia de la importancia de cuidar nuestro entorno social y nuestro impacto medioambiental. Te iré contando.
      Otro abrazo de vuelta y felicidades a ti por ese voluntariado. Los cambios empiezan por y en uno mismo. GRACIAS.

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *