mas estilo con menos armario

¡Tener más estilo con menos armario es posible!

Suscríbete ahora y recibirás la GUÍA PARA MEJORAR TU ESTILO EN 8 PASOS

Emprender es aprender

Hace tres años empecé a escribir un blog. Y ahora que echo la vista atrás, y aunque aquel post piloto se leyera muy fresco y muy divertido; y yo muy enérgica y muy atrevida, visto ahora con el filtro del paso del tiempo, además de sentir cierta vergüenza, creo que lo escribí como un doble grito. Y bastante desesperado.

Entonces yo estaba muy enfadada con la vida, porque había renunciado a mi puesto de ejecutiva de cuentas de pacotilla en una agencia de comunicación para poder conciliar sin sentir que no podría desarrollarme profesionalmente por el mero hecho de ser madre y poner a mis hijos como primera prioridad.

En un intento por darle un giro más a mi currículum, acabada de formarme como estilista y asesora de imagen y me topé con un mundo que no terminaba de encajarme. Materialista, superficial y pobre a mis ojos. Vacío para mí.

Andaba frustrada también porque buscaba inspiración aquí y allá para hacer mi armario más mío pero me tropezaba una y otra vez con un ideal de belleza con el que no me sentía para nada identificada.

No era el de las mujeres que me rodeaban: ni las de mi familia, ni mis amigas, ni mis compañeras de trabajo, ni con las que cruzaba miradas en la calle. ¿Qué significaba entonces esto? ¿Qué tener estilo significaba que obligatoriamente había que estrenar sin parar, ir a la última, maquillarse o lucir ropa cara? ¿Qué no había espacio para las canas, las arrugas o las uñas sin pintar? ¿Qué o se nacía con estilo o no se podía “trabajar” para conseguirlo?

Había algo en mi interior que me atraía como un imán hacia otro concepto: uno que tenía más que ver con el ser que con el tener. Y con dotar de coherencia lo que se era con la forma en que se vestía. Porque yo veía mucho estilo en mujeres que pensaban que no lo tenían y lo reconocía, sobre todo, cuando lo de dentro y lo de fuera se alineaban.

Así que arranqué este proyecto con la ilusión de conectar con esas otras mujeres para las que también era importante verse guapas porque eso, de alguna manera, les ayudaba a pisar más fuerte, a sentirse libres, les invitaba a soñar y les hacía reír.

Mujeres que estaban hartas del yugo de una perfección impuesta y autoimpuesta, que no tenían mucho tiempo pero que, a pesar del cansancio, no querían renunciar a seguir haciendo cosas, cosas que eran importantes para ellas.

Mujeres con armarios pequeños que buscaban sentirse como si estrenaran todos los días, pero con ropa de otra temporada. Mujeres leídas a las que les encanta cultivarse y que muchas noches se quitan una hora de sueño para avanzar un capítulo más de ese libro delicioso que ha caído en sus manos.

Mujeres de bandera que hacen bandera del estilo real, ese que pasa por salir con la cara lavada sin sentirse culpables, por aceptar sus imperfecciones, aunque a escondidas les escuece un poco, porque siempre quieren llegar un poquito más allá.

Y todavía no tengo muy claro qué tecla toqué ni cómo ni porqué empezaron a aflorar; pero se convirtieron en el centro de este universo. Escribir para ellas, escucharlas, comprenderlas, intentar aportarles soluciones, acompañarlas en su búsqueda hacia su verdadero estilo, motivarlas, tenderles una mano amiga en la que pudieran confiar.

Es un proceso lento, que me desespera en ciertos momentos, no voy a engañarte, porque soy impaciente por naturaleza y muchas veces me cuesta asumir que no se puede hacer todo a la vez. Que no abarco todo lo que me gustaría.

Sin embargo, aunque despacio, este proyecto se está haciendo cada día más grande. Y cada vez más bonito. Y más satisfactorio. Lo apoyas tú con tus comentarios en el blog, tus mails a “pecho descubierto” que me acarician el alma, cuando te haces con un ejemplar de mi libro y cuando me permites ayudarte.

Llegar hasta aquí, sin embargo, no ha sido fácil. Tardé más de dos años en conseguir identificar ese susurro y además necesité ayuda para escucharlo; no pude hacerlo sola. El inicial “Cómo estar cañón sin que te cueste un riñón” dio paso a “El secreto está en tu armario” y éste a las “Historias de estilo para mujeres imperfectas”.

Tres cabeceras, una por año. Todas con sus respectivas inversiones económicas, mis inseguridades interiores y mis miedos a exponerme. Y una clara conclusión que destaca por encima de todas las demás: la de que emprender es aprender.

Desde hace tres años soy oficialmente aprendedora. Y haciendo repaso de la evolución de este blog, casi todo gira en torno a la idea de que soy una feliz aprendiz. He cruzado la línea de meta algunas veces: me he puesto en tus zapatos, nos tomamos un ‘cafeté’ prácticamente todas las semanas desde hace un año y medio -que se dice pronto-, me haces saber día tras día que la Guía para Mejorar tu Estilo en 8 pasos te funciona y hasta hemos escrito un libro para convencerte de que tú también tienes estilo.

Gracias a este proyecto he llegado a sitios y a personas que jamás imaginé. Me ha obligado a creer en mí misma como pocos y también me ha desafiado a sacar a la luz lo peor de mí.

Justo tres años después de darle, por primera vez, al botón de publicar, he grabado este vídeo, sintiendo que había llegado la hora de dar un paso más; de “dejarme ver” de vez en cuando, de transmitir las mismas palabras, el mismo mensaje, pero en nuevos formatos.

Con la misma franqueza, la sencillez y la humildad de la mujer que era hace tres años, pero con la experiencia, la serenidad y la confianza de la mujer que soy, en parte gracias a este proyecto, tres años después.

Te reconozco que he vuelto a sentir esa adrenalina que solo dan las primeras veces, solo que esta vez, me he permitido dejar que algunas cosas escapen a mi control.

Quiero seguir andando este y nuevos caminos. Aprender, mejorar, dar lo mejor de mí sin exigirme tanto a mí misma, compartir, escuchar, divertirme, abandonarme al proceso y disfrutar de la aventura, allá donde quiera llevarme.

Ahora te toca a ti decidir si quieres venir conmigo. ¿Te vienes?

El secreto de tu estilo está en tu armario
y yo puedo ayudarte a descubrirlo.

¿Preparada para tener
MÁS ESTILO CON MENOS ARMARIO?

20
CATEGORÍA:
COMPÁRTELO:
  1. Lucía

    ¡Hola Ana! Me alegro de que Toca Tacón crezca y con nuevos “formatos”. Con la vergüenza que me da ponerme delante de una cámara, solo puedo decirte que ¡eres una valiente! Lo que más me ha gustado siempre de tu blog y newsletters es que comunicas con una franqueza y sencillez, que desde la distancia de la pantalla, me ha convencido de que yo también tengo estilo, y sólo tenía que descubrirlo, que no hace falta gastarse el sueldo en ropa nueva cada temporada, y, sobre todo lo razonable que eres siempre al hablar de cómo comprar.
    Me encanta ver que en vídeo sigues transmitiendo esa misma frescura y autenticidad, tan real y con un mensaje tan alejado del modelo de belleza que marca la sociedad.
    Estoy deseando ver y seguir aprendiendo con los nuevos contenidos.. ¡Mucho ánimo con este proyecto!

    Responder
    1. Ana Paniagua Autor del artículo

      ¡Hola Lucía!
      Me alegra muchísimo de “haberte convencido” de todo eso que escribes. Te aseguro que, a través de la pantalla, a veces me resulta difícil saber si el mensaje que quiero hacer llegar, lo hace sin distorsiones y veo que tú lo has captado. ¡Qué genial!
      Muchísimas gracias por querer seguir acompañándome en esta nueva aventura más “face to face”. 😉
      Haré todo lo posible por estar a la altura.
      ¡Un abrazo enorme!

      Responder
  2. Silvia

    ¡Qué bueno! Me imaginaba tu voz más grave, no sé 😜. Madre mía…¡tres años ya! Y yo que te encontré mirando los comentarios en otro blog y pensé “otra petarda con los dichosos tacones” jajaja. Y tengo una petición, sí. La tercera categoría, la de comprar con la cabeza, me intersa mucho. A ver si encuentras tiendas que trabajen más allá de la talla 46. Yo aún no he encontrado ninguna. Suerte con tu proyecto. Besos

    Responder
    1. Ana Paniagua Autor del artículo

      ¿Mi voz más grave? ¿Como la voz de Phoebe en Friends acatarrada? jajajaja.
      Me apunto tu petición. Es todo un reto porque la verdad es que esta industria no lo pone nada fácil. A ver si conseguimos darle la vuelta. Yo lo intento, ¿ok? Dame tiempo.
      Muchas gracias Silvia. Fíjate! Tú fuiste de las primeras y wow! aquí sigues. Gracias de corazón. Más besos!

      Responder
  3. Un bello día

    Hola Ana, aun no he visto el video pero tengo claro que me gustará y sé que te ha gustado a ti también, seguro…. Veo este formato muy tú. Yo nunca me he sentido rara por no ser tan fashion ni tan perfeccionista en lo que a estética hace como algunas mujeres y , además, creo que la mayoría de la población femenina se siente poco fashionista y poco tendente a la supuesta perfección. El problema es que eso no implica autoabandono ni que no guste lucir y lucirse…, sino que no se dedica ni tanto tiempo (porque no se tiene o se destina a otras cosas que priorizas) ni tantos esfuerzos a esa parte de nuestra cotidianeidad. Y que escuchar una voz amiga que te ayude a sacar partido de tus poquitos ratos, tus pequeñas inversiones, tus ganas de actualizar tus perchas e identificart con ellas, a veces, era misión imposible.

    Yo también he creído que el mejor campo de trabajo en este mundo de la Imagen y el Estilo es dedicar nuestras ganas a esas mujeres, entre las que soy una más. Y también confirmo que merece la pena y que es muy satisfactorio…

    De modo que mi aplauso por anticipado, Ana, una vez más. Un abrazo!!

    Responder
    1. Ana Paniagua Autor del artículo

      Muchísimas gracias Pilar.
      Ya sabes que a mí me encanta sumar voces con otras mujeres que dedican sus ganas a que más mujeres se sientan más cómodas en su propia piel y con sus propios zapatos. ¡Otro abrazo de vuelta!

      Responder
  4. aran

    Felicidades por estos tres años! Vaya cómo has crecido (y nosotras contigo), vaya cambio para bien…..yo también te encontré por casualidad y algo me llamó la atención, sencillez, cercanía, frescura y normalidad, sobre todo normalidad, sin armarios a rebosar ni compras sin ton ni son,sin postureos….. como tu bien dices, el estilo es mucho más ir al xxxx a reventar la tarjeta (a que vives más relajada sin la tarjeta del inditex jajjaja)
    sigamos creciendo!
    suerte

    Responder
    1. Ana Paniagua Autor del artículo

      Tú también fuiste de las primeras Arancha, ¿te acuerdas? Qué bonito que nos encontráramos y que captaras lo que quería transmitir a la primera. Y por supuesto, que te hayas quedado taaaaanto tiempo, jajajaja. Y sí, definitivamente, vivo infinitamente mejor!! Sigamos creciendo!! Abrazos!!

      Responder
  5. Ana

    Hola Ana !

    Enhorabuena de verdad! Me he alegrado mucho al ver tu video. La verdad es que transmites sencillez, naturalidad y te muestras tal cual y eso me encanta. Hace mucho que no he podido escribir debido a cien mil asuntos varios, pero en cuanto saco un rato te leo, voy atrasada en los posts pero no importa. Hoy quería escribir y darte ánimos para que sigas avanzando, yo lo voy haciendo gracias a tus lecturas.

    Y me está costando!! Veo mi armario de invierno y pienso ¿pero cuando voy a ponerme todo eso? Si mi vida es simple y tan simple! Si mi armario tiene que parecerse a mi y a mi estilo de vida lo mas posible, tendria que irme al Decathlon y al Woman Secret a equiparme porque, sobre todo en invierno, o estoy en casa o haciendo deporte.
    Creo que el 85% del tiempo es eso, y el 15% restante son fines de semana en que hago planes diversos, pero vamos…uno de ellos puede ser una ruta de sendersmo! Una cena con amigos, una salida de cañas, algún viaje a Valencia para ver a la familia y si salgo de vacaciones. En mi armario hay muy poca ropa elegante la verdad, la mayoria son vaqueros, sudaderas, jerseys, camisetas y vestidos informales. Tengo tu libro, así que me estoy estrujando el cerebro para sacar partido a todo eso.

    Gracias Ana!! Por estar ahí y ayudarnos a encontrar nuestro estilo sin tanta parafernalia.

    Muchos besos y ánimo en esta nueva etapa.

    Responder
    1. Ana Paniagua Autor del artículo

      Muchísimas gracias Ana. Tus palabras me dan mucha, mucha fuerza para seguir dando pasos hacia adelante.
      Pues si tu vida es la que es, trasládala a tu armario. No hay nada mejor que abrirlo, tener pocas cosas pero saber que las estás usando todas y encima mucho.
      Espero que el libro te esté ayudando mucho en eso. Ve contándome qué tal, ¿sí?
      Gracias a ti, por escribirme con tan buenas noticias. Y gracias, también, por estar ahí.
      ¡¡Más besos de vuelta!!

      Responder
  6. Mayte

    He seguido tu blog casi desde el principio y la evolución ha sido fascinante. Empezaste en plan “egoblogger” pero no eras cómodo las demás, tenías un punto de veracidad y honradez que te hacía distinta. No estrenabas ropa cada dos días, no exagerabas ni impostabas tu discurso como las demás. Y poco a poco fuiste dejando atrás el ser egoblogger para pasar a estilista y mujer que reflexiona en voz alta, más auténtica y alguien que sí nos representa a muchas: madres trabajadoras sin un armario espectacular, sin vestidor como en Sexo en Nueva York y sin un sueldazo que nos permita pegar tarjetazos sin mirar. Y sin tiempo a veces para mirarnos al espejo.
    Enhorabuena por estos años y está evilucion. Te va a ir muy bien, a quienes se esfuerzan en la buena dirección les suele ir bien

    Responder
    1. Ana Paniagua Autor del artículo

      Ay madre mía Mayte! No veas lo calada que me tienes. Todavía me acuerdo de una persona que me dijo que lo que era una egoblogger. Y eso era justo lo que yo no quería parecer; sobre todo porque no lo soy. Ese fue el primer cambio de mentalidad en el blog. El más grande. Y luego han venido otros más. Me alegra que hayas captado tan bien la esencia de este proyecto. Espero que las demás mujeres la perciban así también.
      Muchísimas gracias por estar desde el principio, Mayte, y seguir! Me llena de fuerza a mí también para seguir buscando nuevas motivaciones que os puedan servir para tener más estilo con menos armario. 😉
      Un abrazo enorme y muchas, muchas, gracias!

      Responder
  7. Rocío Velasco

    Buenos días, escribo hoy por primera vez, aunque el fenómeno Ana comenzó hace ya muchos meses. En Enero cumplí 44 años, y con 10 kgs más de los que me gustarían, muchas canas y el armario lleno de pantalones pitillos porque era lo que me favorecía, decidí regalarme a Ana, dejé que se colase en mi casa, en mi armario, en mi intimidad, fue tan fácil, y los resultados fantásticos, no me quitó los kilos, ni las canas, pero sí me dio la vuelta a mí, a mi manera de vestir y gastar y mí estilo poco a poco ha ido modificándose, no engaño si te digo que espontáneamente me han dicho que había cambiado, que me veían diferente, y es cierto los pitillos han dejado su espacio a las pantalones rectos, los negros y grises al naranja,,, desde luego el mejor regalo de cumpleaños que me pude haber hecho.
    ¿Por qué hoy me decido a contarlo?, porque al leer tu correo de los domingos, me he emocionado, es tan real, tan verdadero, tantos sentimientos, que necesitaba compartirlo, escribes de una manera que engancha, además tras conocerte es como si lo estuviésemos hablando en la cocina de casa tomando café, como aquellos días que viniste.
    Me alegra enormemente, que apostaste por Toca Tacón, no te equivocaste, no puedes enterrar ese tesoro que tienes, está claro que tu mina de petroleo, es esta, que suerte que la encontrases y la explotases, para tí y para todas las mujeres a las que ayudas.
    Bravo Ana

    Responder
    1. Ana Paniagua Autor del artículo

      Tú sí que me acabas de hacer un regalo Rocío. Cuánto me alegro de leer que aquellas dos mañanas que pasamos juntas hayan servido para plantar esa semilla en ti y que la estés regando con tanto cariño. He tardado más de lo que me gustaría en contestarte porque sigo sin encontrar palabras que superen las tuyas. GRACIAS, en mayúsculas, se me queda muy corto. Estoy muy emocionada y muy feliz de tu “renacimiento”. ¡Un besazo enorme!

      Responder
  8. Brisa

    Antes que nada, FELICIDADES!!
    Por tanto coraje, perseverancia, y muchos dotes de realidad, porque es verdad, que el mundo “virtual” nos disvirtua mucho, nos engaña, nos atrapa en algo “ideal”…. peroooo, gracias a personas como tu, hay esperanza, y que vaya, que somos la mayoría como tu, solo creo que ni llega a 1% de gente tan IDEAL, como se pinta en las redes sociales.
    Desde que encontré tu blog, me enganchó, precisamente por no hablar sólo de “poses” que tambien hay un poquitllo, pero porque eres mas real.
    Y fuerza a los emprendedores, os admiro muchísimo!! Mantener un equilibro es difícil, mas no imposible, y yo sé que tu puedes… Un fuerte abrazo!!

    Responder
    1. Ana Paniagua Autor del artículo

      Muchísimas gracias Brisa. Tus palabras solo me alientan a seguir adelante, a llegar más lejos. Muchísimas gracias por el empujón. Otro abrazo fuerte fuerte de vuelta!

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *