mas estilo con menos armario

¡Tener más estilo con menos armario es posible!

Suscríbete ahora y recibirás la GUÍA PARA MEJORAR TU ESTILO EN 8 PASOS

Cómo no cansarte de tu armario cápsula

Una de las razones por las que muchas mujeres no terminan de animarse a crear su propio armario cápsula es porque lo perciben como “demasiado minimalista” para ellas. Detrás de la excusa del “yo no podría vivir con tan poca ropa”, yace oculto, no obstante, uno de los motivos que más nos frena: aburrirnos de nuestro armario.

Sin embargo, sentir que no tienes opciones para vestirte es una ventaja para encontrar tu estilo más auténtico y empezar a construirlo precisamente desde ahí, desde lo que estás percibiendo como “nada”. Porque en esa nada, descubrirás tu todo.

En esa nada, descubrirás como aligerando tu armario, se multiplican tus opciones.

En esa nada, descubrirás que menos ropa significa usar mucho más lo que tienes.

En esa nada, descubrirás el valor de la ropa que te gusta de verdad.

En esa nada, descubrirás que tu estilo era más fácil -y estaba más cerca- de lo que pensabas.

En esa nada, descubrirás que no necesitas comprar más para volver a divertirte vistiéndote.

Y por si tú eres de esas mujeres que te resistes a probar a crear el tuyo -aunque sea solo una temporada, aunque sea para ver qué tal- porque sigues presuponiendo creyendo a pies juntillas que te acabarás cansando de tu armario cápsula, aquí tienes algunas ideas para que puedas comprobar por ti misma que solo son pequeñas dificultades que pueden salvarse sin mayor trascendencia. 😉

4 claves para no aburrirte de tu armario cápsula

No te ates a nada

Para mí, lo más importante de tu armario -sea cápsula o no- es, por un lado, que te resulte útil y, por otro, que te haga sentir bien. Si alguna de estas dos cosas no está funcionando como debería, hay que hacer cambios.

Hacer cambios es bueno, así que no te ates a nada. ¿Que habías elegido un armario cápsula de 40 prendas y te das cuenta de que necesitas más? Bien, decide cuántas más. ¿Que pensabas que te ibas a poner esa falda más de lo que te la estás poniendo? Bien, cambia esa falda por otra pieza que consideres que te va a dar más juego. ¿Que estás hasta el gorro de lo que tienes y ya te has quedado sin ideas de cómo combinarlo? Bien, puedes introducir algunas piezas que ya tengas pero que habías apartado o incluso comprarte algo nuevo. (En este caso asegúrate de que cumple una función concreta en tu armario y que, de alguna manera, lo completa).

También te digo. Normalmente notamos que nos agotamos cuando se acerca el fin de una temporada. Como en la vida, vaya.

Actualiza tus imprescindibles

Los armarios cápsula se diseñan con un fondo de armario de unos 8-12 básicos imprescindibles para ti, que serían el core de tu estilo, y una serie aleatoria de prendas extra, cuyo número concreto a mí me gusta dejar en tus propias manos, que se encargan de darle vida, alas y buenas dosis de juego a tu armario.

A veces, nos damos cuenta de que no hemos acertado al escoger nuestros básicos, fundamentalmente porque no están tan bien adaptados a nuestro día a día como en un principio pensamos. Aquí entran en juego muchas variables, desde un cambio en el contexto -antes trabajabas en tu oficina y ahora teletrabajas- a un invierno más cálido o más frío del que habías previsto.

En este caso, puedes reevaluar tus básicos imprescindibles para ajustarlos a la situación concreta que estás viviendo. Supongamos, por ejemplo, que las americanas eran el tipo de chaqueta que más te ponías para ir a la oficina, pero resulta que tu empresa decide que teletrabajes llegados a cierto punto. Puedes sustituir esas dos blazers que habías incluido en tu fondo de armario por una chaqueta de punto y un jersey de cuello vuelto, por ejemplo.

Si te aburres, puedes irte de compras a tu armario y reemplazar unas cosas por otras. El quid de la cuestión aquí es no confundir reemplazar con añadir.

Recuerda por qué lo haces

Cuando sientas que no merece la pena, que el aburrimiento te pesa demasiado, vuelve a tus por qué y tus para qués. De hecho, es una de las primeras lecciones que tratamos en Armario con Flow.

Reflexiona acerca de qué buscabas cuando te interesaste por los armarios cápsula y recuerda los logros que has alcanzado. ¿Querías ahorrar tiempo, energía y dinero? ¿Lo has conseguido? ¿Tienes ahora un estilo que reflejar mejor quién eres? ¿Tu armario hoy te hace más feliz? ¿Te sientes más creativa a la hora de crear tus looks?

Conectar con lo que quiera que fuese que te llevó a intentarlo por primera vez. Eso te ayudará a renovar tus energías y coger fuerzas para explorar nuevas vías de volver a hacerlo divertido.

Planifica tu próximo armario

Aburrirte puede ser un indicio de que ya has aprendido lo suficiente y necesitas dar un paso más. Para calmar esa inquietud, puedes empezar a pensar qué es lo que viene después.

Revisa la ropa que tienes guardada para la próxima temporada y empieza a confeccionar tu nueva cápsula. Evalúa que vas a utilizar esta vez, qué vas a donar, qué sigue mereciendo la pena guardar para próximas ocasiones y qué, definitivamente, ya no te aporta.

Haz una lista de aquellas cosas que necesitas para completar tu armario atendiendo a estos tres criterios:

– Renovar la ropa más desgastada.

– Probar cosas nuevas: un color, un nuevo corte, un nuevo registro. No hace falta que sean muchos retos, pero sí los suficientes como para mantenerte motivada el máximo de tiempo posible.

Y sal de compras sin comprar para inspirarte. Para dedicarle también algo de intención y atención a la mujer que quieres ser. Te prometo que promete.

Tanto si ya estás en el camino de simplificarte la vida como si no, espero que estas ideas te sirvan disfrutar de tu estilo como nunca. Si quieres, podemos hacerlo juntas aquí.

Dime tú, ¿qué otras cosas haces para no aburrirte de tu armario?

Historias. Reflexiones. Planes. Inspiración.
Todo DIRECTO A TU MAIL

¿Te animas a nuestros 'cafetés'?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *