mas estilo con menos armario

¡Tener más estilo con menos armario es posible!

Suscríbete ahora y recibirás la GUÍA PARA MEJORAR TU ESTILO EN 8 PASOS

Comprar sin comprar

Desde el principio supe que algo invisible había venido a cambiarnos a todas. Y que, en situaciones como esta, todas vamos a retratarnos, en lo bueno y en lo malo.

Mi amigo Carlos dice que todas nos redefinimos de alguna manera y que lo hacemos atendiendo a la mujer que ya somos en esencia. La valentía de la que es valiente, la inspiración de la que es inspiradora y la creación de la que es creadora siempre encuentran un resquicio por el colarse y alzarnos a cada una.

Bueno, en realidad, él utiliza otras palabras que hacen que se entienda más fácil, pero llevan una connotación de género que no nos conviene demasiado que se expanda, así que lo dejo a tu imaginación.

En mayor o menor medida, esta pandemia ha sacudido fuerte nuestro estilo de vida tal y como lo vivíamos hasta ahora. Y, como van entrelazados, también a nuestro estilo, a secas. Y, por ende, como siempre, a nuestros armarios.

Pasado el 40 mayo, quizás tu armario te esté haciendo de espejo y los sayos que hay dentro o los que estás a punto de colgar de nuevo ya ni te dicen nada ni dicen nada de ti.

Tal vez sea un asunto pendiente y recurrente que llevas arrastrando desde hace algún tiempo, pero que se ha hecho más evidente, más plausible y más urgente durante tu confinamiento. Creo que, en muchos aspectos, lo que acabamos de vivir, lo que estamos viviendo, es, está siendo, será un punto de inflexión para muchas de nosotras. Al menos en mi caso, lo es. Lo está siendo.

Tal vez por eso buscamos inspirarnos más que otras veces. Ser conscientes de que ya no somos la de ayer -ni falta que nos hace-, pero que también necesitamos reconectar nuestro estilo con quiénes somos ahora. Crear un armario a la altura de nuestra “nueva realidad identitaria”.

Uno de esos que cuente tu historia, uno de esos con el propósito de hacerlo más ligero, uno de esos donde lo que compres sea cada vez más ético, uno de esos con el que no te aburras de ponerte siempre lo mismo.

Por eso, y hasta que terminemos la temporada, dedicaré todos mis post a tu estilo y a tu armario. Tanto es así que incluso serán los protagonistas del próximo descargable de nuestros 12 meses para ser más sostenible.

Si me llevas leyendo un tiempo, ya sabrás que mi método de trabajo es dejar siempre las compras para el final. Pero en esta ocasión, empezaremos por ellas. Aunque no directamente, porque voy a descubrirte 5 formas de comprar sin comprar para que puedas reconquistar tu armario.

¿Vamos?

camiseta mujeres María Emes

Cuando declararon el estado de alarma, añadí dos cláusulas excepcionales a mi política de compras.

1. Dejar de comprar todo aquello que no fuera estrictamente necesario para “sobrevivir”. Y dejar de comprar ropa, lo es.

2. Tomar notas de todas aquellas marcas que tomaron sus propias decisiones coincidiendo con mis valores para acordarme de ellas las primeras “a la vuelta”.

Han sido muchas las que, al no poder garantizar la seguridad de sus trabajadores o sus proveedores, decidieron bajar la persiana, anteponiendo la salud de las personas a los beneficios económicos. Han sido muchas también las que pusieron su know how al servicio de todos. Y esto es digno de admirar. Han sido muchas, pero no han sido todas. Y esto tenemos que recalcarlo. Y, en la medida de nuestras posibilidades, también que apoyarlo. Decirles con nuestro dinero que las queremos en nuestro futuro, como bien nos sugería aquí mi rubia favorita Tania Lasanta.

¿Quieres descubrir que existen otras muchas formas de comprar sin tener que desembolsar un euro?

camiseta mujeres María Emes

1. De compras en tu propio armario

El titular no es mío, sino de Lucía Be que nos lo confesó entre copas en sus secretos de armario.

Salir de compras en tu propio armario significa darle nuevas oportunidades a lo que ya tienes. Y cada vez estoy más convencida de que incluso aquellas que parecen haber “nacido con estilo” no están exentas de trabajárselo. El estilo es como un músculo que se entrena, como una práctica de yoga. Y cuanto más practiques, más auténtico será el tuyo.

Con un poquito de tiempo y una nueva mirada, encontrarás en tu armario una infinidad de posibilidades que no habías visto hasta ahora. Esa camisa que puedes usar como sobrecamisa con ese vestido, esos zapatos que no se te había ocurrido ponerte con esa falda, esa camiseta que siempre te pones de esa manera con esos pantalones… Y así hasta donde tú quieras.

2. Mezcla ropa de diferentes temporadas

Mezclar y acertar es uno de los mantras de nuestro Manifiesto Toca Tacón. Tu estilo se vuelve más fácil y tu armario más grande y más atemporal, porque resultado de la mezcla tienes un montón de looks de entretiempo que te sirven prácticamente para todo el año.

Estampados de flores sobre colores neutros “de invierno”, rayas en sus versiones para todo el año, tejidos más finos con otros más gordos, o más delicados con otros más rudos, lo que ya tienes con lo que acabas de comprarte, tus prendas más básicas con esas otras piezas de tendencia, combinar estilos a priori antagónicos o cambiar tus registros.Exprime tu creatividad y no te canses nunca de hacer nuevas pruebas. Aunque vistas con la cabeza te parezcan una locura, vistas con el corazón te harán parecerte cada día más a ti misma.

camiseta mujeres María Emes

3. Cuida la ropa que ya tienes

La última newsletter para ser más sostenible se la dedicamos al cuidado de la ropa. Y la nueva que viene, incluye un descargable con 10 pasos para hacer de tu armario un espacio más ecofriendly.

Si te interesan tanto lo uno como lo otro, no te olvides de suscribirte porque rescataré el primero e irán los dos juntitos. (puedes hacerlo en los cajetines que tienes antes o después de este post 😉)

4. Estrenar sin comprar

Del mismo modo que se puede comprar sin comprar, también existen muchas otras formas de estrenar gratis.

Heredar ropa de tus amigas que a ti te sirve o te gusta, pero a ellas ya no; intercambiar ropa en tiendas de segunda mano o compartir tu ropa con alguien de confianza -con quien compartas estilo y talla, por ejemplo- son soluciones viables para tener sin acumular, animarte a salir de tu zona de confort, poner a tu alcance marcas imposibles para solo una persona o tener alternativas para ocasiones poco frecuentes. Se trata de darle al coco hasta encontrar lo que os funciona a ti y a tu círculo.

camiseta mujeres María Emes

5. Customiza tu ropa

Te avanzo que no soy demasiado mañosa en esto del DIY, pero es un concepto tan amplio como queramos hacerlo, para transformar las prendas que a priori ya no nos sirven.

Y esto engloba desde cortar unos vaqueros que ya no te pones en invierno para que se conviertan en tus favoritos del verano, a coser unas hombreas en una camiseta, a diseñarte un cinturón con el sobrante de una tela que te encante o darle un toque personal quitando de aquí o poniendo por allá.

Estas son las cinco más socorridas para mí, pero apuesto a que tú tienes otras. ¿Te apetece compartirlas conmigo para que, entre todas, agrandemos esta lista de no compras? ¡Te espero en los comentarios!

Historias. Reflexiones. Planes. Inspiración.
Todo DIRECTO A TU MAIL

¿Te animas a nuestros 'cafetés'?

2
COMPÁRTELO:
  1. Mayte

    Ay, Ana, ay. Yo empecé ese camino de comprar sin comprar en mi segundo embarazo, no quería comprarme mucha ropa sin parar que luego no me estaría bien.
    Además de lo que has comentado, los trucos que he usado han sido:

    1. Mirarme mucho al espejo, de verdad, en todos los ángulos. Y probar pequeñas modificaciones. Desabrocharte un botón de la camisa vaquera y ponerte un señor collar enorme, ponerte una camiseta larga con un nudo en el bajo que te ayude a disimular tripita o desviar la atención de tus caderonas, plantarle unos lazos zapateros de Lucía Be a unos tacones insulsos o unas sandalias sositas, ponerte la falda midi 2 cm más arriba, remeter el piquito delantero de camisa o camiseta…

    2. Nadie se fija en cuántas veces a la semana repites camiseta, pantalones o falda. De verdad. Así que si se tiene controlado el tema sudor-olor-manchas (esto último, con niños, JA-JA), pues por ponerte 2 veces en una semana la misma camiseta no va ir Risto Mejide a tu casa a ponerte la cara colorada.

    3. Todas las camisas y camisetas ganan mucho con una vueltecita (o dos) del puño y una pulserita mona bien puesta. Palabrita. Y no hace falta comprarse pulseras nuevas, seguro que tienes alguna que mole.

    Responder
    1. Ana Paniagua Autor del artículo

      Pues ahí los dejo publicados Mayte. Como bien dices, tus truquis son canela en rama. Muchísimas gracias por compartirlos! 😉

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *