mas estilo con menos armario

¡Tener más estilo con menos armario es posible!

Suscríbete ahora y recibirás la GUÍA PARA MEJORAR TU ESTILO EN 8 PASOS

¡Estrenamos MamaStyle!

Hubiese llamado “loca del c***” a cualquiera que me hubiese dicho que te hablaría de embarazo y maternidad desde esta cocina-oficina. Yo que estaba alimentando y jugando con este proyecto, viéndolo crecer, como si fuese un tercer hij@ y ¡qué bonita la vida! que ha decidido desempolvar ese sueño de familia numerosa que un día hasta me olvidé de que metí en el cajón de mi armario que menos abro y regalarme revivir -que no repetir- este viaje una vez más en la vida real. 😉

¿Quién me iba a decir a mí cuando te conté la historia llevada de Susana Torralbo que un año y medio después compartiríamos otro tipo de sandías y de melones? La misma Susana que creó una trilogía sobre estar embarazada y ser autónoma, con la que me he sentido identificada en ciertos aspectos, mientras le leía sustituyendo mi silla de trabajo por una pelota de pilates para aliviar mi ciática prematura. ¡Ozú!

Porque maternidades hay muchas, tantas como madres; tantas como mujeres, y cada una la pensamos, la sentimos y la vivimos como podemos. Aunque a mí me gusta creer que hay algo que nos hermana a todas y es que lo hacemos con nuestra mejor intención, tratando de serlo y de hacerlo lo mejor posible.

Así que no he podido resistirme a centrar el contenido de los próximos últimos posts antes de dar por terminada la temporada a “cosas del embarazo y la maternidad” desde un punto de vista integral. Mi particular mirada desde la mente, la emoción y el cuerpo. Mi propia experiencia con la única intención de enriquecer la tuya, tanto si eres madre, como si no; tanto si eres emprendedora, como si no.

Siendo contigo lo más honesta posible; porque, y coincido con aquello que nos decía Deb en su último Debsapp, la maternidad es una oportunidad para darnos luz. Ya lo dijo Clara Campoamor -¡barajando este nombre! 😉-; que solo hay una cosa que no puede hacer el hombre y sí la mujer. Alumbrar. Las mujeres no solo podemos dar vida, si así queremos; si así lo decidimos. Las mujeres también damos luz. Y podemos darnos luz a nosotras mismas.

Siendo también lo más sincera posible también conmigo, porque a unos meses de convertirme en madre de tres si para mí hay una gran verdad es que cada embarazo es distinto y cada hij@, en realidad, únic@; que sí, que cada uno es de su padre y de su madre, aunque sí, el padre y la madre sean los mismos. 😊

Empezaremos por el estilo; los armarios serán el hilo conductor y también dejaremos espacio para las conversaciones, las confidencias, las reflexiones, las confesiones y los secretos. Algunas historias estarán aquí en el blog, otras en Instagram y las más clandestinas en la newsletter. Así que si aún no te has apuntado todavía estás a tiempo. (Puedes unirte en los formularios que tienes al inicio y al final de este post)

Y también llegas a tiempo de disparar tus preguntas para que podamos incorporarlas y dar respuesta a tus dudas o al menos airearlas, para que las mujeres sabias que nos leen nos iluminen con su luz. ¿Qué te gustaría saber sobre tu estilo y tu armario si estuvieses o te quedaras embarazada? ¿Qué te hubiera gustado saber cuánto lo estuviste? ¿Qué se te hizo o se te hace cuesta arriba de compaginar tu trabajo por cuenta propia con el puerperio y la crianza de tus hij@s? ¿Tuviste que renunciar a algo? ¿Cuánto te costó? ¿Qué te gustaría saber si eres autónoma y estás pensando en ser madre? ¡Deseando leerte!

Estrenamos MamaStyle! Una serie sobre Estilo, Embarazo y Emprender. Menuda triple E, titi. Ni en el más exhaustivo screening nos lo han contado!

Enseguida más. ¿Te quedas este verano con nosotras?

Historias. Reflexiones. Planes. Inspiración.
Todo DIRECTO A TU MAIL

¿Te animas a nuestros 'cafetés'?

9
CATEGORÍA:
COMPÁRTELO:
  1. Mayte

    Ole, me alegro muchisimo de que hayas abierto esta sección.
    Mis preguntas:
    – ¿Qué errores solemos cometer al vestirnos durante embarazo y puerperio?
    – ¿Prendemos fuego a nuestro armario, asumiendo que cuando pase el puerperio y algún día volvamos a ponernos esa ropa, a lo mejor ha pasado de moda?

    Responder
    1. Ana Paniagua Autor del artículo

      Yo también Mayte! Aunque ahora que nos metemos de lleno en el verano iré a un ritmo más lento, que conciliar con los niños de campamento en casa me hace bajar el ritmo! Me apunto tus preguntas y trato de darles respuesta. Muchas gracias por tu aportación y un besazo enorme!

      Responder
  2. Samanta

    Acabo de encontrarte por estas ‘causalidades’ de la vida, y no pudo haber mejor momento para ello. Estoy a punto de lanzar mi marca personal, desde la cual ayudaré a mamás emprendedoras a consolidar y escalar sus negocios digitales. También estoy a punto de dar a luz a mi primer bebé. Imagínate que dos gestaciones he estado alimentando estos últimos meses! La E de estilo la tengo más apartada… pero me acabo de suscribir para enterarme de todito, a ver si puedo ir integrando tus consejos. Encantada de encontrarte!

    Responder
    1. Ana Paniagua Autor del artículo

      Pues muy bienvenida Samanta! Me encantan estas causalidades y, yo también, encantada de que nos hayamos encontrado. Si tienes alguna duda, dispara por aquí para que podamos incorporarla a nuestra serie de verano! Espero estar a la altura de lo que necesitas y, sobre todo, que aprendas y lo disfrutes mucho! Seguimos! Besos y gracias!

      Responder
  3. Mayte

    Por cierto, ¿no tienes la sensación de que las que tienen sus niños en primavera y verano lo tienen peor a la hora de vestirse tras el parto que las que los tienen en otoño e invierno, pudiendo «taparse» y ocultar más la barriga Postparto y otros «daños colaterales»?

    Responder
    1. Ana Paniagua Autor del artículo

      Bueno, yo he pasado por las dos experiencias y sí, la verdad es que la operación destape es algo peliaguda cuando has tenido un niño a finales de primavera, por ejemplo. Pero creo que está más en nuestras cabezas y en el ojo de quien mira. Nos venden recuperaciones espectaculares pero la realidad es que el post parto tiene su propio tiempo.
      No se puede pretender parir en junio y «estar divina» en julio. Es más, esa idea de estar divina habría que cogerla con pinzas. Creo que, debería ser para todas, pero para las recientes mamás todavía más. Estar divina consistiría en vivir con conciencia tu maternidad. Y todavía andamos en esas, desgraciadamente.
      Un abrazo fuerte, Mayte!

      Responder
  4. Ruth Lobeto

    Me encanta que se hable con esta naturalidad……yo soy mamá de dos niños (niño y niña) y como bien dices, cada embarazo fue un mundo distinto, nada que ver……el tema de la ropa es cierto y verdad que después del parto no es lo mismo que nazca en Enero (como es el caso de mi primer hijo)a nacer en Abril (como mi segunda hija), gracias por exponer la experiencia de una madre. Gracias , muchas gracias.

    Un Saludo

    Responder
    1. Ana Paniagua Autor del artículo

      Muchísimas gracias Ruth! Pues estate atenta que en septiembre lo arrancamos definitivamente. Además, creo que no es casualidad que justo mis hijos nacieran en las mismas fechas que los tuyos -el niño en enero y la niña en abril- 😉 Estoy convencida de que estaremos de acuerdo en un montón de cosas y que podrás enriquecer muchísimo mis palabras con las tuyas y tu propia experiencia. Te espero! Un abrazo fuerte!

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *