mas estilo con menos armario

¡Tener más estilo con menos armario es posible!

Suscríbete ahora y recibirás la GUÍA PARA MEJORAR TU ESTILO EN 8 PASOS

3 ideas para usar más lo que ya tienes en tu armario

Ahora que ya conoces Armario con Flow, déjame que te cuente que uno de los principales motivos por los que decidí embarcarme en esta aventura es porque mi experiencia con los armarios, propios y ajenos, me dice, en general, que tenemos en ellos mucho más de lo que necesitamos y, lo peor, que no conseguimos ver nuestro estilo reflejado en ese exceso.

Algo así como que nuestro verdadero estilo se fuese disolviendo entre prendas que no utilizamos, que no sabemos por qué compramos, que no cumplen ninguna función en nuestro armario más allá de la de ocupar un espacio, que bien podríamos destinar a otra cosa o bien dejarlo libre para que corriera el aire.

Eso si simplemente lo dejo ahí y no te menciono de pasada esa sensación de culpa que muchas veces flota en el ambiente, o mejor, en el armario, por ser conscientes de que tenemos uno al que bien podríamos sacar muchísimo más provecho.

Hace unas semanas te hablé del armario de Paola. Su vestidor tenía la ventaja extra de que, al abrir sus puertas, podías contemplar todas las estaciones de una vez. Evitar los cambios de armario nos permitió multiplicar sus opciones para todo el año.

Tenía un fondo de armario, ¡cómo decirte!, de locura. Y muy al fondo, hasta nuevas tendencias que rescatamos nerviosas, con la ilusión de quien estrena sin necesidad de haber salido de compras sin propósito. Porque esa era la mayor dificultad de Paola: comprar de forma estratégica.

Me sorprendió que no estuviese amortizando su armario tanto como se merecía, así que le propuse 3 pequeños retos con la esperanza de que le ayudasen a profundizar en su estilo y en lo que de verdad, DE VERDAD, le encajaba en su vida en estos momentos; la actual, la de AHORA.

¿Quieres conocer la propuesta que le hice por si a ti también te sirve? ¿Una de esas para que no lleves siempre lo mismo, pero tampoco pierdas el tiempo pensando qué ponerte?

1. No comprar nada nuevo en los próximos 5-6 meses.

No me gusta ser categórica ni decirle a nadie qué comprar ni qué no comprar, faltaría más. Ni por supuesto tampoco imponer mis tempos. Es más. Soy de las que piensan que no es cuestión de no comprar, sino de comprar bien. Y eso incluye una mezcla nada fácil de cabeza y corazón. Pero sí que me gustaría hacerte entender que cuando tienes mucha ropa, puedes fijarte un preámbulo: no incorporar nada más para darle prioridad a descubrir qué, de todo lo que tienes, te pones y te gusta más y qué no.

Así, cuando vuelvas a la misma temporada el año que viene, arrancarás tu cambio de armario algo más cerca de hacer realidad ese sueño de llenarlo solo con las prendas que más te gustan, las que mejor te sientan y las que más te pones. Un verdadero gusto y un verdadero desafío también, ¿no crees?

2. No repetir look en un mes.

O en el tiempo que tú consideres suficiente no hacerlo para que puedas jugar con tu armario. En este sentido, y al menos hasta que cojas práctica, no he encontrado mejor solución de momento que organización, disciplina y compromiso.

Organización porque va a exigirte dedicar algo de tiempo un día a la semana para planificar lo que vas a ponerte en la siguiente. Solo necesitas ponerte en frente de tu armario durante 15-20 minutos con tu agenda y dejarte “preelegidos” una serie de looks en función de las cosas que tienes que hacer esa semana.

A mí los domingos por la tarde me parece el día perfecto. Y, aunque me parece hasta germano, conozco a quien se los deja incluso “emperchados” para rascar algunos minutos extra por la mañana.

Sé que puedes estar pensando ahora mismo que es un ejercicio que se lleva mal con ese otro de vestirse cada día siguiendo el estado de ánimo con el que te despiertes. Y estoy totalmente de acuerdo contigo.

Pero puede funcionarte si lo que quieres es encontrar tus propios uniformes, ya sabes, hacer avances acerca de qué es lo que más te pones y qué es lo que mejor tu funciona en tu día a día. Una vez lo sepas, acertar con tus compras y aligerar tu armario será mucho más fácil.

Disciplina, porque puedes marcarte ciertas “obligaciones” para usar más lo que ya tienes. Por ejemplo, “llevar falda o vestido dos días a la semana”, “ir con tacones un día de cada cinco a la oficina” o “vestirte con algo cómodo y bonito para estar en casa en lugar de quedarte en pijama”. Estoy segura de que tú intuyes donde tu estilo flojea.

Descubrirás muchas cosas de esas prendas y complementos que no usas con tanta frecuencia. Puede que sea porque definitivamente no son para ti, y estar en ese punto, a mí ya me parece un lujo. Pero también puede que sea porque no les has dedicado suficiente energía para aprender a combinarlas de formas distintas hasta ahora, o porque no te has permitido llevarlas en cierto tipo de situaciones y, de repente ¡buah!, te encuentres a ti misma rompiendo tus propias normas de estilo.

Y compromiso. Compromiso para llegar hasta el final. Sea cual sea la meta que te hayas puesto, cúmplela. No desde la autoexigencia, que nos quema por dentro, sino desde la oportunidad de mejora. Recuerda que el fin último es disfrutar del proceso; que no es más que divertirte al vestirte.

3. Escribir cómo te hacen sentir tus looks.

Este ejercicio es por si te apetece dar un paso más. Ir más lejos. Antes de pensar en los looks para la semana siguiente que te he propuesto en el primer punto, puedes anotar 2-3 palabras de cómo te has sentido al llevar los looks de esta semana.  

Hacerlo en el mismo sitio (Excel, cuaderno, libreta, agenda, etc) donde organizaste tus looks lo hará más visual y te será mucho más clarificador.

Te ayudará a identificar con mayor facilidad qué tipo de prendas conforman los básicos imprescindibles de tu armario y cuáles son los extras con los que consigues mayor variedad para tu estilo.

Y hablando de organizadores de looks, llevo unos meses probando algunas aplicaciones de móvil específicas para armarios con intención de recomendártelas. Y, ahora, tras el lanzamiento de Armario Con Flow y con unas ganas enormes de volver al ritmo habitual de contarte historias de nuevo en el blog, me hubiese encantado preparar un post con todas ellas pero resulta que no me han entusiasmado.

Debo de ser demasiado fan de la escritura de toda la vida, la de puño y letra, aunque también hago mis pinitos con el Excel, pero no le he encontrado el truco yo a esto de tirar de la tecnología para que nos eche un cable con el armario.

Sin embargo, una de las cosas que más me gustan es poner a tu alcance herramientas para que te funcionen a ti, aunque a mí no me hayan resultado. Hace ya un tiempo, me escribió María Luisa, una lectora de Toca Tacón, para hablarme de Smart Closet, una app disponible para smartphones  (Iphone y Android) que ella utilizaba para organizar su ropa.

Me contaba que lo más tedioso era que había que hacer un inventario del armario y eso pasaba por fotografiarlo entero; aunque lo que ella hacía era ir copiando de la web las nuevas prendas que se compra o que le regalan.

Después puedes crear tus propios looks virtuales, aunque reales, y guardarlos en un calendario o incluso “meterlos” en tu próxima maleta. Hay muchas más, está claro, así que sí tú te has descargado alguna y estás contenta con ella, por favor, ilústranos a las demás con tu sabiduría en los comentarios. 😉 No hay nada más enriquecedor para este proyecto que que tú también te sumes con tus descubrimientos.

Y ahora sí, ¿Cuánto tiempo crees que podrías estar sin comprar? ¿Y cuántos días crees que podrías vestirte sin repetir look? ¿O serías capaz de resumir en 3 palabras cómo te hizo sentir lo que te pusiste, por ejemplo, ayer? Deseando saber si estas ideas te resultan útiles…

El secreto de tu estilo está en tu armario
y yo puedo ayudarte a descubrirlo.

¿Preparada para tener
MÁS ESTILO CON MENOS ARMARIO?

8
COMPÁRTELO:
  1. Roser

    El punto 2 con algunas modificaciones es el que sigo yo. En el momento que hago el cambio de armario escribo una lista de toooodo lo que tengo y un día, en el sofa en calma, empiezo a crear looks con lo escrito. De la lista de looks los ordeno un poco como me parece (intentando no repetir falda dos día seguidos o el mismo pantalón) y lo paso a limpio (soy de papel y boli). Este papel lo cuelgo en mi armario/ vestidor y cada mañana o a veces el día anterior miro de la lista que es lo que toca. Si este dia me toca vestido pero se que tengo día ofi-casa y mañana reunión, hago el cambio. Y casi no repito en un mes.
    También me va bien porque de un simple golpe veo las piezas que no me han venido de gusto crear un look. Seguro que me dicen algo y que acabaran desapareciendo de mi armario…

    Responder
    1. Ana Paniagua Autor del artículo

      Madre mía Roser!! Eres muy pro!! Como se nota que eres una de “mis primeras 10 mujeres” y que el libro te hizo bien, rebien. Me alegra muchísimo leerte y te doy las gracias otra vez por compartirlo con las demás porque resulta muy inspirador confirmar que has encontrado tu propia forma de hacerlo y que te funciona. Eso, querida, me llena mucho. ¡¡Muchísimas gracias!!

      Responder
  2. Silvia

    Para mí, lo más importante es COMPROMISO. Con nosotras mismas, con nuestros objetivos y con nuestra realidad. Y con la forma de comprar y el por qué lo hacemos. Hoy, ojeando tu instagram, mencionabas un libro y cómo nos llenamos de capas para terminar perdidos dentro. Dentro de nosotros mismos y de nuestros armarios. Buenos consejos, ¡como siempre! Besos

    Responder
    1. Ana Paniagua Autor del artículo

      Sí, Silvia. Es “El Caballero de la Armadura Oxidada”. Lo tenía en casa desde hacía muchos años. Fue un regalo de mi madre pero no lo había leído hasta ahora. Me reafirma en una idea que volvió a salir a relucir en una charla que compartiré con vosotras en la próxima newsletter. La de que estilo y desarrollo personal tienen mucho, pero mucho que ver.
      Y las mujeres de Toca Tacón tienen en eso mucho, mucho que decir.
      Muchas gracias a ti por valorar siempre, siempre, cada uno de mis posts! Más besos de vuelta!

      Responder
  3. PAOLA

    Aaayyy Ana!! Lo estoy intentado todo! Y créeme que de momento me lo estoy tomando muy en serio …. madre mía la de ropa que tenía que no me ponía. Lo que me sigue costando un poco es lo de no comprar!jajaja, se me van los ojos.
    Una vez más muchísimas gracias por toda tu ayuda, sigo alucinando con el cuaderno de estilo que me hiciste, es para enmarcar!!!! 😊😍

    Responder
    1. Ana Paniagua Autor del artículo

      Ay Paola! Te creo a pies juntillas.
      Sé que es difícil pero ya tú sabes, organización, disciplina y compromiso. Estoy segura de que vas a notar la diferencia. Está claro, no se trata de no comprar sino de comprar bien. Y todo forma parte de un proceso, y es ese mismo proceso en el que tú estás ahora.
      Muchísimas gracias! Feliz de poder ayudarte con ese cuaderno de estilo. Y feliz también de que este proyecto me regale mujeres tan geniales como tú con las que poder trabajar. Te escribo pronto a ver qué tal está yendo todo! Un abrazo enorme!

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *