mas estilo con menos armario

¡Tener más estilo con menos armario es posible!

Suscríbete ahora y recibirás la GUÍA PARA MEJORAR TU ESTILO EN 8 PASOS

¿cómo incorporar a tu estilo un nuevo estilo?

Existe una tendencia generalizada a poner etiquetas. Ocurre en el estilo, por supuesto, y creo que también en casi todas las facetas de la vida. Las etiquetas simplifican nuestra forma de pensar, de entender, de procesar la información. Escuchamos una palabra y, casi de inmediato, ya tenemos una ristra de atributos asociados haciendo cola detrás.

Aplicado al estilo, ¿qué piensas si yo te digo minimalista? Probablemente te vengan a la cabeza looks monocolor, prendas de cortes limpios y sencillos y ningún complemento. ¿Y si te sugiero hippie? Seguramente a tu mente lleguen primero  imágenes de trenzas, cintas en la cabeza, vestidos largos y vaporosos, estampados de flores, tejidos naturales, collares largos y flecos. ¿He acertado?

En el contexto de que, de alguna manera, nos ayuda a definir de qué hablamos, poner etiquetas podría estar bien. Sin embargo, que no las pongan, ya no nos gusta tanto, ¿verdad?

Hay blancos. Hay negros. Y también una gran variedad de grises. Y es ahí donde solemos movernos una mayoría, equivocándonos por tratar de hacer del blanco muy blanco y del negro muy negro; olvidándonos del fascinante potencial de crecimiento, en todos los aspectos, que nos ofrecen nuestras propias contradicciones.

A mí, desde luego, me parece que es aquí donde empieza lo más divertido. El estilo no es más que detallar qué es exactamente lo que te gusta para ti y encontrar la mejor manera de transmitirlo con tu ropa.

Y eso me lleva a la siguiente cuestión: ¿Es posible fusionar dos estilos que, a priori, no tienen nada en común? No es que se pueda; es que se debe. Porque es en esa mezcla donde encontrarás tu verdadero estilo; donde esas, aparentes, contradicciones cobren sentido y tengan coherencia. Al menos para ti.

Una de las cosas que más me llamaron la atención de La La Land fue cómo se utiliza el vestuario para caracterizar el personaje de Emma Stone. Esa vuelta a la estética clásica y sofisticada de los años 50, con sus cuerpos entallados y sus faldas evasé, pero tan conseguida para que lo retro parece actual. Esos looks monocromáticos en colores vibrantes e intensos: azul Klein, amarillo canario, verde esmeralda o rojo salmón. La casi inexistencia de accesorios. El uso de zapatos planos, más allá de las bailarinas.

Desde entonces, andaba yo buscando añadirle a mi estilo ese toque La La Land: colorido, alegre, divertido, juvenil, fresco. Sin embargo, aunque me encanta verlo en otras mujeres, el rollo vintage no termina de encajarme.

Podría decirte que mi estilo es más casual, más moderno y menos femenino –en su “etiqueta” más consensuada socialmente, claro-. ¿Cómo incorporar entonces a mi estilo un estilo que no es mi estilo?

O en otras palabras ¿qué puedes hacer tú para combinar con éxito dos estéticas diferentes?

Descompón el estilo nuevo en piezas.

Supongamos que quieres incorporar a tu estilo esta tendencia lencera que viene arrasando desde hace ya un par de temporadas.

Para probar este “estilo lencero”, primero busca inspiración. En Pinterest, por ejemplo. Elige las fotos que más te gusten y busca conexiones entre ellas. ¿Qué es lo que tienen en común?

Puede que sea el raso, o el encaje, o la mezcla de ambos, o su combinación con otros tejidos como la lana o el denim, o el estampado de flores.

Selecciona qué piezas quieres incorporar a tu estilo y porqué. 

Si sales de tu zona de confort por la puerta grande con un estilo demasiado marcado, teniendo en cuenta que es nuevo para ti, puede que te sientas como que vas disfrazada. Y eso te resta seguridad. Y eso no es lo que buscamos.

Pregúntate con qué elementos exactos, qué colores, qué tipos de prendas, qué cortes, qué detalles, etc, quieres empezar. De esta forma, empezará a jugar con nuevas piezas poco a poco y, además de evitar estrés innecesario, te resultará más fácil trabajar con ellas.

En nuestro ejemplo, puedes optar por unos pantalones de raso estampados de flores con camisa masculina a juego. Un look pijama en toda regla, vaya. O también puede hacerlo poco a poco y comenzar por un top de satén en un color neutro con el que te sientas favorecida y discreta puntilla en los bajos o en el escote.

Adáptalos a tu propio estilo.

Ahora que ya tienes claro qué es lo que quieres incorporar, decide cómo vas a hacerlo. Te recomiendo que empieces combinándolo con otras prendas con las que te sientas muy tú, porque así, podrás comprobar cómo te sientes llevándolo pero sin que te resulte incómodo o te reste seguridad.

Imagínate que al final te has decantado por un batín de raso con motivos estampados en tonos azules y grises. ¿Qué tal si creas un look con tus vaqueros favoritos y una de tus partes de arriba más básicas?

Si le pones una etiqueta, probablemente lo vintage y lo moderno no sean dos estilos compatibles. Sin embargo, un vestido salpicado de colores, unas bailarinas atadas y una cazadora vaquera, para mí, desde luego, lo son. Y así es cómo encontré mi vestido La La Land. Algo más bajo en intensidad que el de Emma Stone pero el que vale, al menos, para mí.

Te toca. ¿Algún estilo que te encanta en los demás pero con el que luego no te ves? ¿Has conseguido ponerle remedio? ¡Me encantaría que lo pusieran en común por aquí!

P.D.: Aquí te hablé sobre los 7 estilos universales. ¿Etiquetas? Sí. ¿Útiles? También.

P.D2.: Mañana me cuelo por sorpresa en tu mail. ¡Te estoy buscando a ti!. ¿Estás en nuestros domingos?

P.D3.: Y, si el wifi no me falla, el domingo te enviaré una newsletter con dos miniretos que puedes poner en marcha estos días de fiesta. Así no te olvidarás de mí estos días de fiesta, ya que la semana que viene estaré de vacaciones.

Vestido: Compañía fantástica vía La Casa Azul Shop.
Bolso y bailarinas: Zara (de cuando compraba en Zara).
Chaqueta: Stradivarius.

Historias. Reflexiones. Planes. Inspiración.
Todo DIRECTO A TU MAIL

¿Te animas a nuestros 'cafetés'?

6
CATEGORÍA:
COMPÁRTELO:
  1. Yolanda M.L.

    Lo primero, que estás genial con este look.
    Y, después, a mí, que no me quiten mis sneakers (que ya voy teniendo una mini colección) y mis vaqueros. Y en la parte de arriba es dónde defino el estilo, más cómodo, más arreglado, más colorido, más monocromático… hay un sin fin de posibilidades, aunque no lo parezca.
    Los vestidos me encantan para el verano-verano y, en este caso, la colección es más amplia junto a las sandalias para combinar según la ocasión.
    Y sobre etiquetas, bueno, yo siempre digo que voy de yo misma, jeje
    Un abrazo!

    Responder
    1. Ana Paniagua Autor del artículo

      Muchas gracias Yolanda! La verdad es que a mí también me gusta mucho. ¡¡Ahora a buscarle todas las posibilidades del mundo para sacarle el máximo partido posible!!
      Ir de tí misma, la verdad es que no se me ocurre una etiqueta mejor puesta. ¡Felicidades! ¡Otro abrazo!

      Responder
  2. Ana

    Me gusta bastante como te queda ese look de distintos estilos que has hecho tuyo.

    Si me tuviera que poner una etiqueta, no sabría bien cual. Mezclo estilos de tipo hippie, roquero, casual y, de vez en cuando me pongo vestidillos, unos mas serios y otros mas alegres e informales.

    Yo pienso que sí se pueden mezclar vintage y moderno, lo mismo que en la decoración de una casa, se mezclan muebles y objetos modernos con otros muy antiguos, eso sí, hay que tener gusto para que no parezca un mercadillo.

    Para mi la inspiración es esencial, me inspiro en la calle, en internet o en alguna pelicula, pero también tengo claro que cosas “no me puedo poner” y no porque no me gusten, sino porque a mi no me sientan bien o no me veo bien (colores, corte, forma, etc) Conozco mi cuerpo y estoy aprendiendo lo que me sienta bien. Por ejemplo, me gustan los vestidos y faldas largas, chaquetas largas hasta los pies, pero mi estatura es pequeña y si me pongo esas prendas me veo todavía más enana. Con las zapatillas y bailarinas o botines bajos, sandalias, etc me pasa lo mismo, pero sí que las uso porque me resultan muy prácticas y cómodas.

    Está muy bien mezclar estilos porque se dasarrolla mucho la creatividad, y en definitiva se trata de encontrar el tuyo propio dentro de todos, o incluso crear uno nuevo si me apuras!!

    Esta primavera verano me las tengo que apaañar con lo que tengo, como mucho algun par de sandalias o algun bolso caerán, pero tendré que hacer cientos de combinaciones diferentes para que no me resulten aburridas las mismas prendas e inventar o descubrir nuevas formas de ponerme lo mismo. ¿quien sabe? Igual sale un estilo diferente de todo ello.

    Besos y abrazos!!

    Responder
    1. Ana Paniagua Autor del artículo

      Estoy totalmente de acuerdo con todo lo que dices, Ana. Adelante con esos nuevos looks para esta temporada. Y sí, ¿quién sabe? Consigas lo que consigas, cuéntamelo please. Más besos y abrazos de vuelta!

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *