mas estilo con menos armario

¡Tener más estilo con menos armario es posible!

Suscríbete ahora y recibirás la GUÍA PARA MEJORAR TU ESTILO EN 8 PASOS

Secretos de Armario: Mery Viñas

Mi historia con ella es una sinergia por la imperfección de la belleza, por el respeto a nuestros cuerpos y por el amor a las mujeres. La vida digital nos presentó hace unos años y nos quedamos prendadas la una de la otra en una oda de admiración mutua.

Mery está haciendo un trabajo increíble porque las mujeres hagamos las paces con la comida. Puede que si no has sucumbido a las garras de la cultura de las dieta, esto no te diga nada. Pero todas podemos mejorar nuestra relación, sobre todo la emocional, con la comida, así que quiero hacerte mirar un poco más lejos.

¿Cuántas veces te has sentido culpable por comer algo no saludable? ¿Cuántas veces te has mirado al espejo y has pensado que ojalá estuvieras más delgada? ¿Cuántas veces has evitado comer determinados alimentos porque engordan o determinadas cantidades por no sentirte juzgada, por el qué dirán? ¿Cuántas veces te has visto comiendo mientras trabajas delante del ordenador?

Una silueta menuda que viste de negro en verano y de colores tierra en pleno invierno, una voz melosa con la que solo se dice a sí misma cosas bonitas y un mensaje contundente que le lleva a gritar a los cuatros vientos que no somos lo que comemos, que las dietas, con sus restricciones, nos roban la libertad, o que los espejos solo son un reflejo de lo que nuestra mente quiere mirar.

Me parecía interesante darte a conocer a Mery Viñas, que se dedica a transformar la imagen que tienen otras mujeres de sí mismas, desde una perspectiva tan complementaria a la mía. Colándome en su armario en la distancia y a deshoras, he podido comprobar que la coherencia entre lo que eres y lo que dices que eres me hace vibrar. Mery dice precisamente eso de la belleza: que nos hace estar vivas. ¡Cuánta belleza entonces encontrarás en sus secretos de armario! Contigo ya, Mery Viñas.

1. Tu proyecto nace de tu propia experiencia en tu relación con la comida. Y te dedicas a acompañar a más mujeres a hacer las paces con su alimentación. ¿Por quéé las mujeres tenemos tantas dificultades para disfrutar de un motivo innato como comer?

Comer es un acto intuitivo, fisiológico y de puro placer, como lo es en la infancia. Sin embargo, no lo disfrutamos y, es más, muchas mujeres sufren cada vez que comen o dejan de comer.

¿Por qué dejamos de ver el acto de comer como algo puro y natural? Porque nos han hecho una promesa: come menos, adelgazarás tu cuerpo y conseguirás el éxito. Nos hemos creído el mensaje que dice que mantener tu cuerpo tal y como es limita tus posibilidades de éxito, porque sólo desde la delgadez se alcanza una cima.

Esto deriva en gordofobia, que es toda discriminación de los cuerpos gordos y que es fomentado por la industria de las dietas. Y esto lo vemos en todo momento y en todos lados: en la publicidad, en las series, películas e incluso en los dibujos animados. Y es que desde una edad muy temprana vemos condicionados nuestros cuerpos, ¿cómo no vamos a querer cambiarlos comiendo menos?

El camino es volver a ese comer intuitivo, donde el niño o niña come para seguir exprimiendo la vida, sin contar calorías, grasas o nutrientes. Algo nada fácil hoy en día con tantos mensajes sobre lo que debemos o no comer. Y yo me pregunto: ¿hay alguien mejor que una misma para saber qué, cuánto y cuándo comer?

2. Eres psicóloga y coach y estás especializada en Psicología de la Alimentación. Defiendes que “la forma en que te alimentas es una consecuencia de cómo te sientes por dentro”. ¿Somos lo que comemos y cómo nos lo comemos?

No creo que seamos lo que comemos, eso es lo que la industria de la dieta proclama; de forma que, si comes alimentos sanos, eres sana, y si comes alimentos procesados, no lo eres. Se ha dado demasiado valor moral a la comida. Si como sano, ¿soy mejor que otra persona?

No soy nada según lo que coma. Sin embargo, el cómo nos alimentamos creo que dice mucho de nuestras intenciones, de nuestros objetivos, de nuestros miedos, de nuestros valores, etc. Ya puedes comerte la ensalada más orgánica, de proximidad y ‘sana’ del mundo, que, si te la estás comiendo pensando que tiene demasiado aceite, grasas, frutos secos, y empiezas a estresarte por ello, esa ensalada no va a sentarte igual, ni tan siquiera a nivel de absorción de nutrientes, ya que el estrés juega un papel fundamental en la digestión.

El cómo lo como es importante. Igual que si como el plato que creo más saludable, pero lo como mientras trabajo ante la pantalla, sin prestar atención, comiendo rápido y con una mezcla de emociones que nada tienen que ver con saborear la comida… Esa forma de comer dice mucho de cómo llevas tu vida.

3. Eres defensora de no hacer dietas. ¿Qué primer paso le recomendarías dar a una mujer para salir de la espiral de ir de dieta en dieta? 

Primero le recordaría que, si las dietas funcionaran, con solo una bastaría.

Que tenga presente que el problema no está en ella, que no ha habido ningún error y que no es siquiera un tema de fuerza de voluntad. Es que las dietas no funcionan.

Diversos estudios lo demuestran: el 95% de las personas que hacen dieta recuperan su peso en un intervalo de 1 a 5 años de haberla iniciado, y de ahí, un tercio, cogen aún más peso del que tenían cuando empezaron esa dieta. Así que ese no es el camino.

Una vez te das cuenta de eso, puedes empezar a acercarte a otros caminos más amables para relacionarte con la comida, por ejemplo, el enfoque de la alimentación intuitiva, donde no hay reglas ni normas y que no se centra en la disminución de peso, sino donde hay una escucha total al cuerpo.

Es un camino a seguir, no es inmediato, porque debemos desprogramar a nuestro cuerpo de todos esos aprendizajes por dónde le hemos llevado. Debemos empezar a conectar con el hambre y la saciedad, por ejemplo, algo que se ha ido anulando al seguir tantos años de dietas y restricciones.

El Mindful Eating es otra de las herramientas que nos aproxima a una alimentación más consciente. Pero el primer paso es eliminar la mentalidad dieta de nuestra vida.

4. ¿Cuál es el consejo más importante que le darías a una mujer que no acepta su cuerpo?

¡Que deje de maltratarlo con esos pensamientos! Porque eso es lo que único que le impide ver el resto de cosas buenas de su vida. Donde ponemos la atención, se amplía. Y es que en realidad nada tiene que ver con el cuerpo, sino con lo que piensas sobre tu cuerpo. Es ese aferrarnos continuamente a ese pensamiento lo que nos hace infelices.

Le diría que comience perdonándose y con la voluntad de establecer una relación con su cuerpo distinta. Que se atreva a habitarlo de verdad, con movimiento, danza, automasajes, con otra mirada… Que lo explore, poco a poco, con esa intención de respeto y, sobre todo, de agradecimiento. ¡Tenemos tanto que agradecerle! De verdad que no sabemos cuánto tiempo estaremos aquí, el cuerpo nos ayuda a estar vivas, así que démosle más cariño, amor y ternura.

6. Así en general, ¿los espejos mienten o dicen la verdad?

Los espejos reflejan nuestra mirada y esa mirada muestra nuestra imagen corporal, es decir, la representación que creemos que tenemos sobre nosotras mismas. Al vernos en un espejo, acostumbramos a poner el foco en lo que no nos gusta, en lo que creemos que sobra o que tiene defectos. Lo comparamos imaginariamente con otro que no existe en ese momento. Así que no es una mirada real en la gran mayoría de los casos.

7. ¿Qué es la belleza para ti?

Aquello que me haga vibrar. Puede ser un objeto, una persona, una experiencia… Aquello donde puedo sentirme viva, hay belleza. No importa lo que sea o quien sea, pero no veo más belleza que cuando veo vibración y energía. Puede ser una canción que me estremezca o una hoja seca que capta mi atención por su extravagante forma.

8. ¿Tienes algún ritual concreto que te ayude a conectar con tu belleza natural?

Como ritual sería el de lavarme bien la cara cada noche y aplicarme algún aceite en el rostro. Antes odiaba esa sensación de aceite, ahora me encanta. Aprecio el tacto de mis dedos en la cara mientras aplico el aceite y me veo tal cual soy en ese momento, sin maquillaje y con cara recién lavada. Además, es el momento en el que acaba el día y es un buen momento de recogimiento para mí.

También bebo un vaso de agua al levantarme, porque es algo que me pide el cuerpo y a lo que me he acostumbrado últimamente.

9. Tus prendas favoritas para cada estación.

En primavera los vestidos de flores, algo que recuerde a la Toscana, a que ya florece todo. Es curioso, porque creo que solo utilizo flores en los vestidos de primavera.

En verano, un vestido negro de tirantes. Sencillo, fresco, elegante.

En otoño, las gabardinas. ¡Me encantan!

Y en invierno, un buen jersey de lana de color tierra.

10. Tu armario estaría vacío sin el color…

Blanco, crudo y negro. He dicho tres, ¡lo siento!

11. ¿Qué le sobra y qué le falta a tu armario?

Le falta más atrevimiento y quizá le sobre tanto negro, ¡pero es que no puede faltar en todas sus formas!

12. ¿Cada cuánto tiempo haces una limpieza?

Una vez al año o, cuando he comprado ropa nueva, intento también donar algunas piezas para hacer espacio.

13. ¿Qué tipo de compradora eres? ¿Conoces cuáles son los disparadores emocionales de tus compras?

Ahora que vivo en Estados Unidos, compro cuando vuelvo a España, así que una o dos veces al año. Me gusta el estilo y ya conozco las marcas y dónde ir.

Como disparador emocional, la verdad es que suelo aprovechar las ofertas, pero no siempre. Los deseos se visten de necesidades muchas veces, así que suelo hacer la prueba del amor verdadero: no lo compro, voy a casa y, si sigo pensando en ello durante un tiempo, entonces es que realmente lo quería. Otros de mis disparadores podrían serían quizá la conexión con la marca o la tendencia del momento.

14. ¿Has encontrado ya los vaqueros perfectos?

¡Sí! Son de Mango, el modelo Kim.

15. Una marca con la que aciertas siempre.

Sandro y Maje.

16. ¿El truco de estilo que mejor te ha funcionado y quién te lo dio?

Quitarme de una vez por todas el cuello alto. Era una época de mi vida en la que me escondía de todo y el cuello alto, el flequillo y el pelo suelto me lo ponían fácil para ocultarme. Hasta tenía camisetas de verano sin mangas, pero con cuello alto, para taparme. ¡Mi amiga Celina me lo prohibió! Ahora tengo piezas de cuello alto, que me encantan, pero sé que ya no me escondo tras ellas. (¡Gracias Celina!)

17. ¿Una mujer a la que admires por su estilo?

Gillian Anderson.

18. Porque para tener estilo hay que… ser auténtica.

19. Del look de otra mujer en lo primero que te fijas es en… los zapatos.

20. Tres calificativos que digan mucho del tuyo.

Cómodo, neutro, calmado.

21. Y otras tres palabras que te definan a ti.

Curiosa, activa, risueña.

22. ¿Cómo es la Mery que te gustaría encontrarte en 10 años?

Me veo con una madurez tranquila, iniciando una nueva etapa como mujer, laboralmente experimentada, pero sin haber perdido nunca las ganas de aprender, reinventarme y curiosear.

23. ¿Un mantra de vida al que vuelves siempre?

Eres suficiente.

Me hubiera encantado entrevistar a Mery en vivo y en directo, pero entre que “ella a Austin y yo a Madrid” y una pandemia, al final me envío estás inéditas que le hizo Berta Vicente Salas. ¡Gracias a las dos!

*****

Mery Viñas ha sido nuestro enero de “Entre Mujeres”, un proyecto colaborativo que arranca con ella y en el que mes a mes te iré ofreciendo una nueva herramienta para “armar” tu estilo desde dentro.

Dedicaremos la última semana de cada mes a nutrir tu bienestar personal. Y lo haremos en compañía de 12 mujeres expertas en realidades muy diferentes para que tengas una perspectiva integral e integradora.

Hacer las paces con cómo nos alimentamos, conectar con la intuición de nuestro cuerpo, indagar en la sabiduría de tu mundo interior, reconectar con nuestra espiritualidad, el eneagrama, la astrología o el feng shui para profundizar en nuestro autoconocimiento, sanar nuestra relación con el dinero, con nuestro ciclo menstrual, con el sexo, entender cómo funciona nuestra mente desde una perspectiva de género o cómo nos comunicamos con los demás para proyectar nuestra propia voz son algunos de los temas que exploraremos juntas.

¿Cómo lo haremos?

  • El último miércoles de cada mes publicaré los secretos de armario de cada una de estas mujeres para presentártelas, para que sigas inspirándote de que no hay un estilo único pero sí un estilo que te hace única. El tuyo.
  • El último viernes de cada mes haremos un directo en Instagram con esa mujer para que nos acerque su mirada, con el objetivo de elevar la nuestra.
  • El último domingo de cada mes recibirás una newsletter con todo este conocimiento estructurado para puedas aplicarlo sin mucho esfuerzo, mis reflexiones y, ya me conoces, alguna que otra sorpresa. Si no quieres perderte nada, no te vayas sin suscribirte más abajo. O más arriba.  😉

Historias. Reflexiones. Planes. Inspiración.
Todo DIRECTO A TU MAIL

¿Te animas a nuestros 'cafetés'?

0
COMPÁRTELO:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *