mas estilo con menos armario

¡Tener más estilo con menos armario es posible!

Suscríbete ahora y recibirás la GUÍA PARA MEJORAR TU ESTILO EN 8 PASOS

Tres looks con botas UGG

Aquel dicho de nunca digas de esta agua no beberé, en cuestión de estilo vale por dos. Y dos son precisamente los grandes sapos que recuerdo haberme tragado cuando mi armario y yo no nos llevábamos tan bien como ahora.

Un par de zascas en toda la boca, que me enseñaron el valor de la prudencia hecha estilo. El primero de ellos fue con los pantalones bombacho. Mis amigas podrán dar fe de todo lo que me burlé de ellas hasta que un día me los probé y me convertí en una Jasmine de pro y me pasé la tira de veranos con esos pantalones cagaos que no me quitaba ni para ídem. 😉 En mi defensa alegaré que eran los principios de este nuevo siglo futurista y que todos por entonces escuchábamos Chambao y Chilaba y Cachimba de M-Clan.

El segundo fue con las botas UGG. La primera vez que se las vi a una celebrity, no voy a negártelo, me parecieron de astraco total. Era pensar en ellas y en mi cabeza no dejaba de resonar el Tipi Tipi Ton de Barrio Sésamo (si eres de los 80, seguro que lo recuerdas).

Sin embargo, los Reyes dejaron bajo mi árbol estas moradas uno de los inviernos más fríos que me alcanza la memoria y debo admitirte que me entraron por los pies. ¿Sabías que su boom se lo deben a los surferos australianos que, en los 70, las utilizaban para mantener los pies calientes -ríase la gente- entre baño y baño?

Y desde entonces no faltan, año tras año, en mis uniformes de invierno. Porque podría contarte una mentira como un castillo y haber elegido otro look para el mini reto del que te hablaba la semana pasada. Pero mi realidad es que cuando no sé qué ponerme tiro de pantalón pitillo, jersey larguito y gordote y botas UGG. Y esto es una verdad como un templo. 😉

La semana pasada, nos perdimos unos días en Gijón y lo que ves ha sido lo que he llevado en mi maleta. Así que hoy, en la sección 1 prenda, 3 looks, te traigo tres looks con botas UGG, con la playa de San Lorenzo de fondo.

Si tú también abusas de estos jerséis, aquí puedes ver otras formas posibles de combinarlos a las que también recurro.

Con un maxi jersey de cuello vuelto en tonos neutros

No está escrito en ningún sitio que discreto tenga que ser sinónimo de aburrido. Pero los jerséis amplios, calentitos y gustosos sí que lo son del invierno. Y los colores neutros son perfectos para mezclar, mezclar y mezclar.

Si no quieres encasillarte en el negro, puedes apostar por uno blanco o beige, que te aportará luz; el azul marino, igual o, para mí, más elegante; el marrón, los ocres o el caqui, más cálidos; o el gris, en todos sus tonos posibles, como alternativas.

Si quieres salirte de combinarlo con clásico vaquero, puedes optar por otras texturas y tejidos. En este caso, yo lo he hecho con unos leggins que imitan al cuero. Para hacerlo más tuyo, puedes apostar por un buen collar.

Personalmente, me gustan mucho el contraste que se crean con los cuellos vueltos, que además te ayudan para que “bailen” menos. En esta ocasión, he elegido un colgante fino con un sol de Fauna y Flora, pero también me gusta con collares con mayor tamaño y presencia.

Con un jersey en uno de “tus colores”

Ya me lo has leído en más de una ocasión, pero es que de verdad creo que hay un antes y un después cuando una mujer descubre cuáles son los colores que más le favorecen. Los colores que usas para vestirte son uno de los aspectos más importantes de tu estilo, fundamentalmente por estos motivos:

  • Resaltan nuestra belleza natural.
  • Activan tu estado de ánimo, tu mente, tus emociones y un sinfín de asociaciones culturales y sociales.
  • Transmiten diferentes sensaciones en los demás.
  • Refuerzan el significado de lo que quieres contar con tu imagen.
  • Hacen que tu armario será mucho más armónico y combinable.

En los comentarios serás tú quién lo juzgue, pero de los tres looks el que me “sube el guapo” es este. Y el motivo es porque he dejado a los colores hacer su trabajo. Como el jersey tiene cuello redondo, los días de más frío opto por ponerme una camiseta de cuello vuelto debajo o un fular.

Con un jersey especial

Puedes convertir un look básico de pantalones vaqueros y UGG en otro con más significado para ti se te lo pones con uno de tus jerséis favorito. Este es especial para mí por muchos motivos: ha sido una de las pocas compras que he hecho este invierno, me encanta la filosofía que hay detrás de la marca que lo diseña y esconde la historia de curación de una herida que tuve que estuvo abierta tiempo de más que ya te contaré otro día.

Esta vez, en lugar de recurrir a una bufanda, me puse este cuello para luchar contra viento y marea y el frío hizo que se me olvidara quitármelo para el momento foto.

Ahora tú, dime, ¿te has animado con el reto? ¿Qué uniforme has escogido? ¿Qué cosas nuevas, o no tan nuevas, has descubierto sobre tu estilo gracias a él? ¿Hay en tu armario unas UGG? ¿Cómo las combinas tú?

Hablando de fotos, en Instagram, como ocurre en las mejores familias, no es oro todo lo que reluce. Allí es donde ofrecemos nuestra mejor versión que, si bien es real, no es la que reflejamos siempre. Para muestra un botón entre las dos fotos.

En la primera nada que declarar. En la segunda, despelucada, jersey arrugado, collar dado la vuelta y un frío de muerte y destrucción. Sí, esta, querida, también soy yo. 😊 ¡Feliz fin de semana!

P.D.: La semana que viene no habrá post ni newsletter. Eso que me traigo entre manos estará en en manos de 10 nuevas mujeres y quiero estar atenta a lo que ellas tengan que decirme para que tu armario sea mucho más fácil en primavera.

También quiero disfrutar de lo que viene y llenarme de toda la energía que la comunidad de Extraordinaria nos tiene preparadas para el día 23. Pero espero rascar algunos minutos para darte alguna sorpresa por Stories. ¡Cruza los dedos!

Historias. Reflexiones. Planes. Inspiración.
Todo DIRECTO A TU MAIL

¿Te animas a nuestros 'cafetés'?

2
CATEGORÍA:
COMPÁRTELO:
  1. aran

    Aiii Ana! Esa foto de melena al viento es el día a día por estos lares! jajjaja!! yo me quedo con el 3, básicamente por ese jersey que tu y yo sabemos de dónde viene! Mis UGG pasaron a otra vida desde que la podóloga me dijo que eran infernales para los pies y ya que las tenía destrozadas no las renové…
    Feliz finde

    Responder
    1. Ana Paniagua Autor del artículo

      Hola Aran!! Efectivamente sabemos de dónde viene. 😉
      No sabía que las UGG eran malas para caminar. Lo tendré en cuenta a partir de ahora. ¡¡Un besazo!!

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *