mas estilo con menos armario

¡Tener más estilo con menos armario es posible!

Suscríbete ahora y recibirás la GUÍA PARA MEJORAR TU ESTILO EN 8 PASOS

Tres looks con botas Martens

Tuve unas Dr. Martens moradas hará unos 20 años, cuando vestía grunge, amaba por igual a Kurt Cobain, Eddie Vedder  y Billy Corgan, zerrumaba rebeldía y ansiaba libertad. ¡Qué tiempos aquellos!

De hecho, creo recordar que fue justo en esta época, en la que yo no quería colarme en armarios ajenos sino en ciertos garitos de los Bajos de Aurrerá o de Malasaña sin que me pidieran el carnet.

Y mientras te escribo esto, meneo la cabeza, me muerdo un labio y pongo los ojos en blanco al echar la vista atrás y pensar en todas esas cosas que hice entonces, de las que no me arrepiento, vale, pero que no me gustaría que mis hijos hicieran. ¡Ay Caperucita, cómo cambia el cuento!

En fin, que te he mentido, que sí que me he arrepentido de una cosa. De no haber conservado esas Martens moradas que tantas historias acumularon. Los Reyes Magos debieron pensar que sería bueno para mí que conectase con esa parte de mi esencia que llevaba un tiempo algo olvidada y me dejaron bajo el árbol estas Dr. Martens en color granate.

Y yo… Yo me he dejado llevar por un diseño que siempre me ha encantado, por su color, por su alta exigencia de tener que domarlas  -son duras como piedras, que diría mi abuela- y por esa felicidad algo inexplicable que siento de incorporarla a mi armario y ver qué clase de looks puedo intentar con ellas 20 años después.

Por si tú también quieres rescatarlas o por si te apetece probar con ellas -que me pega en la nariz que vuelven pisando con garbo-, hoy te dejo tres looks para combinarlas con pantalones.

Con vaqueros rectos y botas por dentro

Un look que nos sirve a todas y casi para todo. Vaqueros rectos o boot cut para poder ponernos con comodidad las botas por dentro, camiseta de rayas y sudadera. Quise combinar el vaquero con diferentes tonos de rojo. En concreto, porque con el rojo nunca lo había probado. Y la verdad es que no me entusiasma. ¿Has probado tú a construir un look con un mismo color pero en diferentes tonos?

La sudadera es de Hello! Creatividad y ya desde antes de ser tenía su propia historia.

Con vaqueros pitillo y botas por fuera

Con ese rollo punki que sólo se consigue llevando las botas por fuera y algo desabrochadas. En esta ocasión, he mezclado únicamente dos colores: negro y granate, que tienen una fuerte presencia en mi armario.

El jersey oversize es de Asos y tiene ya un par de temporadas. De hecho, fue el protagonista cuando te mostré cómo combinar este tipo de prenda maxi de tres formas distintas.

Si no tienes las piernas demasiado largas, llevar las botas por fuera y de diferente color al del pantalón te acortará visualmente la silueta y te verás más “achatada”. Haz la prueba frente al espejo y lo comprueba el efecto en tí misma, ¿ok?

Con pantalón de vestir

Creo que los looks más personales se consiguen combinando prendas de diferentes estilos. Y puesto que el mejor estilo está en la mezcla, ¿por qué no hacerlo con prendas que normalmente asociamos al trabajo? ¿Por qué decir no a la fusión entre lo masculino y lo femenino? ¿Y juntar tejidos más delicados con otros con mayor “peso”? Puede que te sorprenda el resultado…

A mí me ocurrió con este look que ya se ha vuelto en uno de mis infalibles para este invierno y que creo que lo tiene todo. Tres colores: gris oscuro, blanco y granate. Y miscelánea de texturas: terciopelo, lúrex, algodón,…

Los pantalones son de las rebajas de Ese o Ese –pronto te contaré sobre esta marca-, y la chaqueta larga de terciopelo, de Mango.

Mi opción favorita la tengo clara. Dime tú, ¿qué te parecen las botas Martens? ¿Tienes o has tenido algunas? ¿Con qué te las pones? ¿Te animas con alguna de estas posibilidades?

P.D.: De las Martens moradas a las granates… Eso me ha hecho reflexionar acerca de qué debería conservar y qué tirar a partir de ahora. ¿Te apetece que hablemos sobre esto el domingo?

P.D2.: De cuando yo fui grunge y tal…

El secreto de tu estilo está en tu armario
y yo puedo ayudarte a descubrirlo.

¿Preparada para tener
MÁS ESTILO CON MENOS ARMARIO?

14
CATEGORÍA:
COMPÁRTELO:
  1. aran

    Ainss….yo las he tenido marrones de ante, rojas mate , y verdes brillo…las 3 compradas en Inglaterra allá cuando aún vivían los dinosaurios, ….. y cada par con una historia muy bonita detrás y cada vez con los ojos como platos de mi madre cuando llegaba a casa y “otras, hija? Dónde vas con esa macarrada!”. Las marrones las conservé durante muchos años junto con un jersey de Marks and Spencer!!! ainss qué recuerdos! pero las tuve que tirar hace poco porque de no usarlas se pusieron más duras de lo que son! que ya es decir!! Casi lloro .Y El jersey (intacto) se lo devolví a su dueño en su pasado cumpleaños, y no veas la ilusión que le hizo, casi llora también!!!
    Me quedo con los 3 , según la ocasión están muy bien todos, aunque no soy yo muy de rojos tampoco, ni de chaquetas tan largas!
    Me gusta mucho Ese o ese, aquí no hay, si hay una tienda que vende alguna cosilla, así que yo tiro de web aunque aún en pantalones no he probado.
    Feliz finde!
    Ainsss me has hecho recordar unas historias muy chulas, Ana!!!

    Responder
    1. Ana Paniagua Autor del artículo

      Feliz domingo Aran! Mi abuela me decía siempre que dónde iba con esas botas tan “bastorrononas”. Ay, qué bien haberte hecho recordar. ¿Ves, ves, como en nuestros armarios hay guardadas muchas más cosas que simple ropa? Me alegro de que me hayas contado un poquito de esas tus historias. ¡Un abrazo fuerte!

      Responder
  2. Silvia

    Nunca he tenido unas, la verdad, pero he llevado botas similares toda mi vida. Me parecen cómodas y versátiles. Yo soy del primero y del último, el segundo no va mucho conmigo por mis proporciones…no me veo muy favorecida. El de vaquero y sudadera es mi look de hoy y el tercero lo incorporé hace poco para darle un aire diferente a esos pantalones de vestir que tanto me gustan (lo llevo así hasta con converse de bota). Se lo copié a alguién que ví por la calle…ah, no! Me inspiré…ejem…Voy a echar un vistazo a Ese o Ese…besos!

    Responder
  3. Mayte

    Yo tuve unas de color negro, herencia de una prima mía…hasta que se rajó la suela 😨😨sí que les dimos trote…
    Estuve pensando en ellas al ver unas Jack Panamá en un escaparate, son zapatos que ves “bastos” pero, de repente, se ponen de moda y hala, ves copias hasta en Stradivarius 😳
    Quizá con medias tupidas y un vestido de punto gris quedan monas…ya sé que es una combinación “de contrapuntos” muy clásica, jajaja 😂

    Responder
    1. Ana Paniagua Autor del artículo

      A las mías moradas también se les rajó una suela!!
      Yo tengo unas Timberland de hace la tira de años y me las pongo un montón también.
      Con vestidos y faldas todavía me cuesta verme porque me veo eso, muy basta, pero no me desagrada tampoco, la verdad. Probaré tu sugerencia a ver qué tal. ¡Muchas gracias Mayte!

      Responder
  4. Ana

    Hola Ana
    Yo no he tenido unas botas así. Seguramente por edad, viví otras modas. No sé en qué época se utilizaban, pero en mis años adolescentes, allá por el 79, las tribus urbanas no eran tantas como ahora (o yo las desconocía) ni tenían tantos nombres. Que yo recuerde, estaban el Hippie, el roquero, el pijo, el hortera….luego aparecieron los punkies, los moods, los góticos…vaya tiempos aquellos!!
    Por mi forma de vestir, yo era una mezcla de hippie-rock. Mis prendas preferidas eran unas botas camperas que no me las quitaba salvo para ducharme y meterme en la cama, y los vaqueros en todas sus formas. Hasta que no les hice un par de agujeros en la suela, no fuí capaz de tirarlas (y no lo hice yo, lo hizo mi madre). A parte de las botas camperas utilizaba deportivas y unos mocasines granates. Fuera de eso, no había nada más.
    Los jerseys que le quitaba a mi padre, las camisas anchas y, los pocos vestidos que llevaba, eran tipo hippilondio y nunca sin mis botas camperas que, en verano, sustituía por chanclas.
    Creo que eran tiempos anteriores a las Dr.Martens. Crecí con la música de Bob Dylan, los Rollings, Dire Straits, Pink Floid etc… Luego llegaron los 80 y para mi, la mejor época en muchos sentidos, pero si es por hablar de prendas u objetos fetiches, para mi fueron las botas camperas y mis vaqueros Lee, y de todo ello, destaco los momentos e historias vividos con esas prendas.
    De tus looks, me quedo con el primero porque es el que yo hubiera llevado y con el que más me identifico. Hoy en día, lo más parecido que llevo son unas botas de ante marrón, tipo camperas, y unas Panama Jack..
    Ana, gracias por hacerme recordar esos tiempos para mi tan increíbles y auténticos!!
    Muuuchos besos!!

    Responder
    1. Ana Paniagua Autor del artículo

      Gracias a tí por compartirlas! Menudas historias debiste vivir ataviada con esos Lee y esas botas camperas! ¡Un abrazo Ana!

      Responder
  5. Judith

    Yo no he tenido estas botas (al menos esa marca) pero el estilo lo llegué a usar en cierta época, hace algunos años atrás, y las amaba y aún me las pondría si existieran. Con respecto a saber que conservar o tirar, soy pésima, soy de las que no les cuesta desechar cosas, pero luego a los años se arrepiente. Por ejemplo, yo siempre he sido delgada (de las que quieren ser un poco más rellenitas) y por un tiempo logré subir de peso y mucha de mi ropa ya no me quedaba, ropa que me encantaba, por cierto, pero pensé que nunca más iba a poder ponérmela así que la regalé en su mayoría, ahora bajé de peso nuevamente, y me siento muy arrepentida de haberme deshecho de esas prendas, que siguen gustándome y además son básicos, la que más extraño es una chaqueta de mezclilla corte recto y que ahora están carísimas y que no puedo costearme. Los tips que compartiste en el email creo que me van a servir para futuras ocasiones.

    Responder
    1. Ana Paniagua Autor del artículo

      Ay Judith pues me alegro muchísimo de que te hayan servido. No creo que seas tan pésima como dices. Es más, coincido contigo. Yo soy más de trabajar el desapego a las cosas que el apego, pero sí, en ocasiones, tiramos de más y luego nos arrepentimos. Con los consejos que os dí en la newsletter se incrementan las posibilidades de acierto, pero no es cienca pura. A veces cometemos errores, pero seguro que menos que guardando por guardar o tirando por tirar. Ya me dirás que tal te funciona en tu armario a partir de ahora. ¡Un abrazo!

      Responder
  6. Norma

    Pues yo hecho de menos los looks con faldas y vestidos. Me gusta él contrapunto que crean. Nunca he tenido unas y no creo que puediera usarlas, me hace daño todo.

    Responder
    1. Ana Paniagua Autor del artículo

      Pues eso tiene solución. En los próximos post prometo más vestidos y faldas, ¿ok?
      Son duras, Norma, y cuesta domarlas, pero a mí me parecen infinitamente más cómodas que los tacones, ;). ¡Un saluduo!

      Responder
  7. Cintia

    Yo tenía unas Dr Martins cuando era chavala, granates ademas, jajaja, la verdad que son unas botas buenisimas, me encantaban! y que te van con un montón de cosas… creo q mi madre me las tiró cuando estaba en la uni y ya no las usaba (tuve una época muy de tacón…) 🙁 así que ya no las tengo, ahora que vuelven a llevarse tanto, que rabia porque mi pie no ha crecido desde entonces, m habrían ido al pelo!
    Pero bueno, lo que si tengo son unas katiuskas con forma de Dr Martins jajaja

    Responder
    1. Ana Paniagua Autor del artículo

      ¡Vaya Cintia! ¡Qué coincidencia! Bueno, Dr. Martens, Katiuskas, Panama Jack, Timberland,… Son todas del mismo estilo y creo que todas nos dan el mismo juego, ¿verdad? ¡Un abrazo!

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *